Category Archives: Uncategorized

Write a Letter: Human Rights in Mexico

After January, 2017 Café with excellent presentation by Claudia Barrueta Martinez and Tim Boultbee, we encourage CASC supporters to take this follow-up action:

Below is a letter addressed to our Prime Minister and other officials regarding the ongoing human rights abuses in Mexico. I wrote the letter to Trudeau because I believe that while learning about an issue is valuable, it is usually not followed up by any action. The letter to Trudeau gives you the opportunity to do something. Change it if you wish so that what you send becomes something from you in your own words – but please, do something!
The contents of the letter come from a report I wrote in September, 2015 called Mexico – Human Rights in a Narco State.  At the end of the report, I provide a list of sources so that anyone who reads the report can go into more detail by going over the evidence first hand.
If you think that sending a letter to Trudeau will not make a difference, I would like to tell you the following story. During the Vietnam war, the Nixon administration’s message to protesters was that the peace movement was not affecting government policy. Years later, however, when papers from the Nixon administration were declassified, they showed that the administration was very concerned about the what people were saying and doing to stop the war. With this in mind, we have to realize that our efforts to create a world where social justice and environmental values are the bedrock of our existence will never be recognized by those in power.
If you read Mexico – Human Rights in a Narco State, please follow up your growing awareness by taking action such as writing a letter to our prime minister and other officials. We may never receive acknowledgement for what we do, but as the protests from the Vietnam era show, officials seem to pay attention to our efforts to create a better world.

Thank-you for doing something!

In Peace,

Tim Boultbee, Victoria, B.C.

 

January 2017

Dear Prime Minister Trudeau,

I am writing this letter to you because I am concerned with the ongoing and deteriorating human rights situation in Mexico.
One matter I find greatly disturbing is the situation between the Toronto based mining company Excellon and its la Platosa mine in Mexico’s state of Durango. In February, 2015, MiningWatch Canada and the United Steelworkers released a report called Unearthing Canada’s Complicity: Excellon Resources, and the Canadian Embassy, and the Violation of Land and Labour Rights in Durango, Mexico. In part, the authors write that

“documents obtained from the Canadian Department of Foreign Affairs, Trade and Development (DFATD) under an access to information request directly implicate the Canadian Embassy in Mexico in Toronto-based Excellon Resources’ efforts to avoid addressing the violation of its agreement with the agricultural community (Ejido) on whose land it operates the la Platosa mine in the state of Durango. This included Embassy tolerance of, and even support for, violent state repression against a peaceful protest at the Ejido La Sierrita during the summer of 2012.”

This dispute has not been resolved as evident in an article in the Mexico News Daily written in January of this year.
Sir, I find it appalling that the Government of Canada, through its embassy in Mexico city, is in any way linked to repressing the rights of Mexican citizens to peacefully address issues pertaining to the operation of the la Platosa mine. I would like to hear your views on this issue and what the Government of Canada is doing in light of the above revelation.
I would also like to bring to your attention a report written in 2015 by the Permanent People’s Tribunal which states that Mexico’s government has acknowledged that over 26,000 Mexicans disappeared between 2006 and 2012. This figure does not include the 43 students from the Raul Isidrio Teacher’s College of Ayotzinapa that disappeared on September 26, 2014. After an “investigation,” Mexican officials stated that the police detained the students, and then handed them over to a criminal gang who killed the students and burned their bodies. I hope that you, like me, find it incredible that a police force would work with a criminal organization to disappear anyone. Almost a year later, the Inter-American commission on Human Rights rejected the Mexican government’s account of the Ayotzinapa case.
Given incidences like Ayotzinapa, and the conflict at the la Platosa mine, I urge you, Mr. Trudeau, to do all you can to help reverse this crisis by speaking up about human rights, by directing your government and Canadian embassies worldwide to uphold international laws regarding human rights and protection of the environment. I further urge the Government of Canada to enact laws that govern the means by which Canadian companies like Excellon conduct their operations outside the country and punish those companies that violate such laws.

Sincerely,

cc. Foreign Affairs Minister Chrystia Freeland; Mexican Ambassador Augustin Garcia-Lopez Loaeza; Excellon Resources Chairman Andre Fortire; Murray Rankin, Victoria M.P.

Prime Minister Trudeau
Office of the Prime Minister
80 Wellington St.,
Ottawa, ON
K1A-0A2

Foreign Affairs Minister, Canada
Chrystia Freeland
125 Sussex Dr.,
Ottawa, ON
K1A-0G2

Mexican Ambassador to Canada
Augustin Garcia-Lopez Loaeza
45 O’Connor St., #1030
Ottawa, ON
K1P-1A4

Excellon Resources
Andre Fortire Chairman
20 Victoria St., Suite 900
Toronto ON
M5L-2N8

Don’t forget to send a copy of any letters you write to your local MP

La Casa de la Salud, El Milagro & Victoria’s Delegation 2014 to El Salvador

1. EL MILAGRO
You may remember that in 2012 some CASC members went to El Salvador to be election observers, we later reported back at Cafe Simpatico; we also visited various community projects and organizations, including a village 
called El Milagro which is one the 6 poorest villages in El Salvador. The people who live there were displaced from their homes some years ago by a natural disaster the then government dumped them on a notorious garbage dump 
outside the capital city, a lava field where the bodies of people killed by police & soldiers were thrown. Under the FMLN government these people were give a village site in a valley north of San Salvador and with little except 
scrounged materials make their homes in El Milagro; they now have title to their lots. The money CASC gave went towards supporting a chicken project that people had decided would help their nutrition and provide some income. I saw this project when I was there; people were optimistic, happy and working to build a new life.

Several CASC members are going to El Salvador this year and will be going to El Milagro again. This year the community is seeking funds to repair and build a building that will be a clinic for visiting medical teams and provide a community workshop-meeting space. They need $1500 for materials; most of the work will be done by volunteers. La Casa de la Salud in El Milagro, will serve more than 80 families. The existing building needs a new cement floor, roof repairs, a small open room for community events, and a nice coat of paint! The estimated cost is $1500. CASC and other Victoria groups have already donated money and we are inviting individual CASC member to also donate if they wish. Please participate, support and make it possible.

Send your cheques to Victoria CASC
c/o Treasurer Carlos Flores, 3835 Saanich Rd. Victoria BC V8X 1Y4
Please put Casa de la Salud, El Milagro in memo line. The funds will be delivered in person by CASC members.

 

El milagro_sept_2013 clinicel Salv Mex 2012 054

 

2. CAFE SIMPATICO COFFEE
For nearly 10 years CASC has been selling, at a small mark-up, – coffee beans raised organically on the island of Omotepe in Lake Nicaragua.We get the beans from a Salt Spring volunteer group who negotiate a fair trade price with the farmers and then bring it into BC where the green beans are stored and roasted locally. With our small mark-up, made possible by CASC volunteers ordering, bagging, & distributing the coffee on order & at monthly Cafe & other events, CASC is able to donate to many projects, including El Milagro and elsewhere.We order small quantities at a time, so Cafe Simpatico is always fresh, med-dark beans. A full pound/454 gram costs $13.

 

Our only retail outlet is Blair Mediterranean & Middle Eastern Market, 924 Pandora St. which also sells Fair trade Palestinian olive oil.


If you need coffee – please phone Gerd at 250 59
5-7519
for pickup or delivery in town of 2 or more pounds.

Mandela's speech in Cuba

Speech by Nelson Mandela at the Rally in Cuba

Speech published in “How Far We Slaves Have Come”, By Nelson Mandela and Fidel Castro; New York: Pathfinder. 80 pp

Transcript

First secretary of the Communist Party, president of the Council of State and of the government of Cuba, president of the socialist republic of Cuba, commander-in-chief, Comrade Fidel Castro;

Cuban internationalists, who have done so much to free our continent; Cuban people; comrades and friends:

It is a great pleasure and honour to be present here today, especially on so important a day in the revolutionary history of the Cuban people. Today Cuba commemorates the thirty- eighth anniversary of the storming of the Moncada. Without Moncada the Granma expedition, the struggle in the Sierra Maestra, the extraordinary victory of January 1, 1959, would never have occurred.

Today this is revolutionary Cuba, internationalist Cuba, the country that has done so much for the peoples of Africa.

We have long wanted to visit your country and express the many feelings that we have about the Cuban revolution, about the role of Cuba in Africa, southern Africa, and the world.

The Cuban people hold a special place in the hearts of the people of Africa. The Cuban internationalists have made a contribution to African independence, freedom, and justice, unparalleled for its principled and selfless character.

 

From its earliest days the Cuban revolution has itself been a source of inspiration to all freedom-loving people. We admire the sacrifices of the Cuban people in maintaining their independence and sovereignty in the face of a vicious imperialist-orchestrated campaign to destroy the impressive gains made in the Cuban revolution.

We too want to control our own destiny. We are determined that the people of South Africa will make their future and that they will continue to exercise their full democratic rights after liberation from apartheid. We do not want popular participation to cease at the moment when apartheid goes. We want to have the moment of liberation open the way to ever-deepening democracy.

We admire the achievements of the Cuban revolution in the sphere of social welfare. We note the transformation from a country of imposed backwardness to universal literacy. We acknowledge your advances in the fields of health, education, and science.

There are many things we learn from your experience. In particular we are moved by your affirmation of the historical connection to the continent and people of Africa.

Your consistent commitment to the systematic eradication of racism is unparalleled.

But the most important lesson that you have for us is that no matter what the odds, no matter under what difficulties you have had to struggle, there can be no surrender! It is a case of freedom or death!

I know that your country is experiencing many difficulties now, but we have confidence that the resilient people of Cuba will overcome these as they have helped other coun-tries overcome theirs.

We know that the revolutionary spirit of today was started long ago and that its spirit was kindled by many early fighters for Cuban freedom, and indeed for freedom of all suffering under imperialist domination.

We too are also inspired by the life and example of Jose Marti, who is not only a Cuban and Latin American hero but justly honoured by all who struggle to be free.

We also honour the great Che Guevara, whose revolutionary exploits, including on our own continent, were too powerful for any prison censors to hide from us. The life of Che is an inspiration to all human beings who cherish freedom. We will always honour his memory.”

We come here with great humility. We come here with great emotion. We come here with a sense of a great debt that is owed to the people of Cuba. What other country can point to a record of greater selflessness than Cuba has displayed in its relations with Africa?

How many countries of the world benefit from Cuban health workers or educationists? How many of these are in Africa?

Where is the country that has sought Cuban help and has had it refused?

How many countries under threat from imperialism or struggling for national liberation have been able to count on Cuban support?

It was in prison when I first heard of the massive assistance that the Cuban internationalist forces provided to the people of Angola, on such a scale that one hesitated to be-lieve, when the Angolans came under combined attack of South African, CIA-financed FNLA, mercenary, UNITA, and Zairean troops in 1975.”

We in Africa are used to being victims of countries wanting to carve up our territory or subvert our sovereignty. It is unparalleled in African history to have another people rise to the defence of one of us.

We know also that this was a popular action in Cuba. We are aware that those who fought and died in Angola were only a small proportion of those who volunteered. For the Cuban people internationalism is not merely a word but something that we have seen practiced to the benefit of large sections of humankind.

We know that the Cuban forces were willing to withdraw shortly after repelling the 1975 invasion, but the continued aggression from Pretoria made this impossible.

Your presence and the reinforcement of your forces in the battle of Cuito Cuanavale was of truly historic significance.

The crushing defeat of the racist army at Cuito Cuanavale was a victory for the whole of Africa!

The overwhelming defeat of the racist army at Cuito Cuanavale provided the possibility for Angola to enjoy peace and consolidate its own sovereignty!

The defeat of the racist army allowed the struggling people of Namibia to finally win their independence!

The decisive defeat of the apartheid aggressors broke the myth of the invincibility of the white oppressors!

The defeat of the apartheid army was an inspiration to the struggling people inside South Africa!

Without the defeat of Cuito Cuanavale our organizations would not have been unbanned!

The defeat of the racist army at Cuito Cuanavale has made it possible for me to be here today!

Cuito Cuanavale was a milestone in the history of the struggle for southern African liberation!

Cuito Cuanavale has been a turning point in the struggle to free the continent and our country from the scourge of apartheid!

Apartheid is not something that started yesterday. The origins of white racist domination go back three and a half centuries to the moment when the first white settlers started a process of disruption and later conquest of the Khoi, San, and other African peoples—the original inhabitants of our country.

The process of conquest from the very beginning engendered a series of wars of resistance, which in turn gave rise to our struggle for national liberation. Against heavy odds, African peoples tried to hold on to their lands. But the material base and consequent firepower of the colonial aggressors doomed the divided tribal chiefdoms and kingdoms to ultimate defeat.

This tradition of resistance is one that still lives on as an inspiration to our present struggle. We still honour the names of the great prophet and warrior Makana, who died while trying to escape from Robben Island prison in 1819, Hintsa, Sekhukhune, Dingane, Moshoeshoe, Bambatha, and other heroes of the early resistance to colonial conquest.”

It was against the background of this land seizure and conquest that the Union of South Africa was created in 1910. Outwardly South Africa became an independent state, but in reality power was handed over by the British conquerors to whites who had settled in the country. They were able in the new Union of South Africa to formalize racial oppression and economic exploitation of blacks.

Following the creation of the Union, the passing of the Land Act, purporting to legalize the land seizures of the nineteenth century,” gave impetus to the process leading to the formation of the African National Congress on January 8, 1912.

I am not going to give you a history of the ANC. Suffice it to say that the last eighty years of our existence has seen the evolution of the ANC from its earliest beginnings aimed at uniting the African peoples, to its becoming the leading force in the struggle of the oppressed masses for an end to racism and the establishment of a non-racial, non-sexist, and democratic state.

Its membership has been transformed from its early days when they were a small group of professionals and chiefs, etc., into a truly mass organization of the people.

Its goals have changed from seeking improvement of the lot of Africans to instead seeking the fundamental transformation of the whole of South Africa into a democratic state for all.

Its methods of achieving its more far-reaching goals have over decades taken on a more mass character, reflecting the increasing involvement of the masses within the ANC and in campaigns led by the ANC.

Sometimes people point to the initial aims of the ANC and its early composition in order to suggest that it was a reformist organization. The truth is that the birth of the ANC carried from the beginning profoundly revolutionary implications.

The formation of the ANC was the first step towards creation of a new South African nation. That conception was developed over time, finding clear expression thirty-six years ago in the Freedom Charter’s statement that “South Africa belongs to all who live in it, black and white.” This was an unambiguous rejection of the racist state that had existed and an affirmation of the only alternative that we find acceptable, one where racism and its structures are finally liquidated.

It is well known that the state’s response to our legitimate democratic demands was, among other things, to charge our leadership with treason and, in the beginning of the 1960s, to use indiscriminate massacres. That and the banning of our organizations left us with no choice but to do what every self- respecting people, including the Cubans, have done—that is, to take up arms to win our country back from the racists.

I must say that when we wanted to take up arms we approached numerous Western governments for assistance and we were never able to see any but the most junior ministers. When we visited Cuba we were received by the highest officials and were immediately offered whatever we wanted and needed. That was our earliest experience with Cuban inter-nationalism.

Although we took up arms, that was not our preference. It was the apartheid regime that forced us to take up arms. Our preference has always been for a peaceful resolution of the apartheid conflict.

The combined struggles of our people within the country, as well as the mounting international struggle against apartheid during the 1980s, raised the possibility of a negotiated resolution of the apartheid conflict. The decisive defeat of Cuito Cuanavale altered the balance of forces within the region and substantially reduced the capacity of the Pretoria regime to destabilize its neighbours. This, in combination with our people’s struggles within the country, was crucial in bringing Pretoria to realize that it would have to talk.

It was the ANC that initiated the current peace process that we hope will lead to a negotiated transfer of power to the people. We have not initiated this process for goals any different from those when we pursued the armed struggle. Our goals remain achievement of the demands of the Freedom Charter, and we will settle for nothing less than that.

No process of negotiations can succeed until the apartheid regime realizes that there will not be peace unless there is freedom and that we are not going to negotiate away our just demands. They must understand that we will reject any constitutional scheme that aims at continuing white privileges.

There is reason to believe that we have not yet succeeded in bringing this home to the government, and we warn them that if they do not listen we will have to use our power to convince them.

That power is the power of the people, and ultimately we know that the masses will not only demand but win full rights in a non-racial, non-sexist, democratic South Africa.

But we are not merely seeking a particular goal. We also propose a particular route for realizing it, and that is a route that involves the people all the way through. We do not want a process where a deal is struck over the heads of the people and their job is merely to applaud. The government re
sists this at all costs because the question of how a constitution is made, how negotiations take place, is vitally connected to whether or not a democratic result ensues.

The present government wants to remain in office during the entire process of transition. Our view is that this is unacceptable. This government has definite negotiation goals. It cannot be allowed to use its powers as a government to advance its own cause and that of its allies and to use those same powers to weaken the ANC.

And this is exactly what they are doing. They have unbanned the ANC, but we operate under conditions substantially different from that of other organizations. We do not have the same freedom to organize as does Inkatha and other organizations allied to the apartheid regime. Our members are harassed and even killed. We are often barred from holding meetings and marches.

We believe that the process of transition must be controlled by a government that is not only capable and willing to create and maintain the conditions for free political activity. It must also act with a view to ensuring that the transition is towards creating a genuine democracy and nothing else.

The present government has shown itself to be quite un-willing or unable to create a climate for negotiations. It reneges on agreements to release political prisoners and allow the return of exiles. In recent times it has allowed a situation to be created where a reign of terror and violence is being unleashed against the African communities and the ANC as an organization.

We have had ten thousand people murdered in this violence since 1984 and two thousand this year alone. We have always said that this government that boasts of its professional police force is perfectly capable of ending this violence and prosecuting the perpetrators. Not only are they unwilling, we now have conclusive evidence, published in independent newspapers, of their complicity in this violence.

The violence has been used in a systematic attempt to advance the power of Inkatha as a potential alliance partner of the National Party. There is now conclusive evidence of funds provided by the government—that is, taxpayers’ money—to Inkatha.

All of this indicates the necessity to create an interim government of national unity to oversee the transition. We need a government enjoying the confidence of broad sections of the population to rule over this delicate period, ensuring that counterrevolutionaries are not allowed to upset the process and ensuring that constitution making operates within an atmosphere free of repression, intimidation, and fear.

The constitution itself, we believe, must be made in the most democratic manner possible. To us, that can best be achieved through electing representatives to a constituent assembly with a mandate to draft the constitution. There are organizations that challenge the ANC’s claim to be the most representative organization in the country. If that is true, let them prove their support at the ballot box.

To ensure that ordinary people are included in this process we are circulating and discussing our own constitutional proposals and draft bill of rights. We want these to be dis-cussed in all structures of our alliance—that is, the ANC, South African Communist Party, and Congress of South African Trade Unions, and amongst the people in general. That way, when people vote for the ANC to represent them. in a constituent assembly, they will know not only what the ANC stands for generally, but what type of constitution we want.

Naturally these constitutional proposals are subject to re-vision on the basis of our consultations with our membership, the rest of the alliance, and the public generally. We want to create a constitution that enjoys widespread support, loyalty, and respect. That can only be achieved if we really do go to the people.

In order to avoid these just demands, various attempts have been made to undermine and destabilize the ANC. The violence is the most serious, but there are other more insidious methods. At present there is an obsession in the press, amongst our political opponents, and many Western governments with our alliance with the South African Communist Party. Newspapers continually carry speculations over the number of Communists
on our National Executive and allege that we are being run by the Communist Party.

The ANC is not a communist party but a broad liberation movement, including amongst its members Communists and non-Communists. Anyone who is a loyal member of the ANC, anyone who abides by the discipline and principles of the organization, is entitled to belong to the organization.Our relationship with the SACP as an organization is one of mutual respect. We unite with the SACP over common goals, but we respect one another’s independence and separate identity. There has been no attempt whatsoever on the part of the SACP to subvert the ANC. On the contrary, we derive strength from the alliance.

We have no intention whatsoever of heeding the advice of those who suggest we should break from this alliance. Who is offering this unsolicited advice? In the main it is those who have never given us any assistance whatsoever. None of these advisers have ever made the sacrifices for our struggle that Communists have made. We are strengthened by this alliance. We shall make it even stronger.

We are in a phase of our struggle where victory is in sight. But we have to ensure that this victory is not snatched from us. We have to ensure that the racist regime feels maximum pressure right till the end and that it understands that it must give way, that the road to peace, freedom, and democracy is irresistible.

That is why sanctions must be maintained. This is not the time to reward the apartheid regime. Why should they be re-warded for repealing laws which form what is recognized as an international crime? Apartheid is still in place. The regime must be forced to dismantle it, and only when that process is irreversible can we start to think of lifting the pressure,

We are very concerned at the attitude that the Bush ad-ministration has taken on this matter. It was one of the few governments that was in regular touch with us over the question of sanctions, and we made it clear that lifting sanctions was premature. That administration nevertheless, without consulting us, merely informed us that American sanctions were to be lifted. We find that completely unacceptable.

It is in this context that we value our friendship with Cuba very, very much. When you, Comrade Fidel, yesterday said that our cause is your cause, I know that that sentiment came from the bottom of your heart and that that is the feeling of all the people of revolutionary Cuba.

You are with us because both of our organizations, the Communist Party of Cuba and the ANC, are fighting for the oppressed masses, to ensure that those who make the wealth enjoy its fruits. Your great apostle Jose Marti said, “With the poor people of this earth I want to share my fate.”

We in the ANC will always stand with the poor and right- less. Not only do we stand with them. We will ensure sooner rather than later that they rule the land of their birth, that in the words of the Freedom Charter, “The people shall govern.” And when that moment arrives, it will have been made possible not only by our efforts but through the solidarity, support, and encouragement of the great Cuban people.

I must close my remarks by referring to an event which you have all witnessed. Comrade Fidel Castro conferred upon me the highest honour this country can award. I am very much humbled by this award, because I do not think I deserve it. It is an award that should be given to those who have already won the freedom of their peoples. But it is a source of strength and hope that this award is given for the recognition that the people of South Africa stand on their feet and are fighting for their freedom. We sincerely hope that in these days that lie ahead we will prove worthy of the confidence which is expressed in this award.

Long live the Cuban revolution!

Long live Comrade Fidel Castro!

 

Protecting lives in Colombia

URGENT ACTION FOR COLOMBIA

The Breaking Down the Walls Campaign and the Ties of Dignity Foundation send this URGENT ACTION so that the Colombian government will guarantee human dignity and the right to life, integrity and personal security of political prisoner NORBEY TRIVIÑO, according to the following:

BACKGROUND

1. On April 29, 2012, around noon, NORBEY TRIVIÑO, who is being held in Patio 7 of La Dorada (Caldas) Maximum Security Prison, was a victim of physical aggression with a weapon by other inmates, resulting in serious injuries.

2. The health status of the victim is unknown, as are the reasons for having a weapon in a maximum security facility.

WE HOLD THE COLOMBIAN STATE AND THE NATIONAL GOVERNMENT RESPONSIBLE

This aggressive act is the responsibility of the Colombian State, the head of the National Penitentiary Institute (INPEC), and the national government, for breaching international humanitarian law that requires all states to ensure political prisoners are held in special institutions (apart from the general prison population).

INPEC denies the existence of political prisoners, at the direction of the national government, which obligates them to be held alongside prisoners associated with paramilitarism and common crimes, demonstrating the absence of guarantees to protect the rights to life and personal security of political prisoners.

At the same time, the presence of arms inside prisons is forbidden and is the responsibility of INPEC, particularly in maximum security prisons, where prisoners’ rights are restricted. In this case, the application of restrictions was insufficient to protect the life and personal security of political prisoner NORBEY TRIVIÑO.

DEMANDS

1. The Colombian State must establish special institutions for the retention of political prisoners, according to the norms of humanitarian and human rights law.

2. The Public Defender and Attorney General of Colombia must urgently verify the state of health of political prisoner NORBEY TRIVIÑO and demand that INPEC guarantee his human dignity and rights to life, integrity and personal security.

3. Investigations must be undertaken to determine responsibility, and punish the prisoners responsible for the attack, as well as the guards that may have let it happen.

CALL TO SOLIDARITY

We ask all media, national and international human rights organizations, social movements and those in solidarity to spread this urgent action and support our demands by sending letters to the following Colombian authorities:

JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN
Presidente de la República de Colombia
Carrera 8 No. 7 -26 Palacio de Nariño Bogotá
Fax: (+57 1) 566.20.71
E-mail:
fsantos@presidencia.gov.co

ANGELINO GARZÓN
Vicepresidente de la República de Colombia
Carrera 8 No.7-57 Bogotá D.C.
Teléfonos (57 1) 444 2120 – 444 2122
Fax: (57 1) 596 0651
E-mail: contactovicepresidencia@presidencia.gov.co

FEDERICO RENGIFO.
Ministro de Justicia y del Derecho de Colombia
Carrera 9a. No. 14-10 – Bogotá, D.C.
e-mail: ministro@minjusticia.gov.co
PBX (+57) 444 31 00 Ext. 1820

ALEJANDRO ORDOÑEZ MALDONADO
Procurador General de la Nación
Cra. 5 No.15 – 80F Bogotá D.C.
anticorrupción@presidencia.gov.co

WOLMAR ANTONIO PEREZ ORTIZ
Defensor del Pueblo
Calle 55 # 10-32, Bogotá
Fax: (+571) 640.04.91
E-mail:
secretaria_privada@hotmail.com

 

As you know Lila
ny Obando who visited Victoria twice has been released from prison. But she is still on trial & is in great danger. PLEASE READ THIS STATEMENT & THEN USE THE SAMPLE LETTER which follows (sent to us by a UK support group) AS A GUIDE TO WRITE YOUR OWN LETTER TO THE COLOMBIAN AMBASSADOR IN OTTAWA.

At 8.30pm on 1st March 2012, Liliany Obando, Colombian trade unionist, academic and human rights defender, was freed after being detained for more than 3 years and 6 months in Buen Pastor Prison, Bogota. Liliany had been held in “preventative detention” since 8th August 2008 falsely accused of“rebellion” on the basis of evidence ruled inadmissible in a separate case. Her legal process suffered severe delays incurred by the authorities and the Colombian legal period for pretrial detention expired in April last year. Ms. Obando’s legal team repeatedly filed for her release on this basis, and on 29th February 2012, the Superior Tribunal of Bogota finally upheld their appeal. Despite her release, the spurious legal case against Ms. Obando continues. Her security situation also remains of utmost concern, as she has received several threatening phone calls, has been under constant surveillance by unidentified men and continues to be branded a terrorist. In particular, an El Tiempo newspaper article on 1st March describes her as “Liliany Obando of the FARC”, an allegation which puts her life in grave danger. Twenty nine trade unionists were assassinated in Colombia in 2011 and six so  far this year – help us make sure it does not happen again.

TAKE URGENT ACTION TO PROTECT LILIANY OBANDO, Colombian trade unionist and former political prisoner.

Write to: H.E.  Ambassador Clemencia Forero-Ucros, #1002,  360 Albert St. Ottawa, ON. K1R 7X7        T:613 230-3760                                                      Fax: 613 230-4416                              E: embajada@embajadacolombia.ca

 

Dear Ambassador,

I am writing to ask for the  urgent protection of Ms. Liliany Obando, Colombian academic, trade unionist and human rights defender and to an end to the false accusations against her.

Ms. Obando was detained for more than 3 years and 6 months in Buen Pastor Prison Bogota, without being convicted of any crime. On 1st March she was released from prison, however a spurious legal process continues and her security situation remains of utmost concern: she has received death threats,has been under constant surveillance by unidentified men and continues to be branded a terrorist. In particular, an El Tiempo newspaper article on 1st March describes her as “Liliany Obando of the FARC”, an allegation which puts her life in danger. Former political prisoners have been assassinated in recent years so I ask you to ensure she is protected urgently.

Colombia remains the most dangerous place in the world to be a trade unionist, with 29 assassinated in 2011 and six so far this year. Your government claims to be committed to improving human rights. If this is so, at the very least the state must provide measures for Liliany and other human rights defenders and trade unionists whose lives are in danger. The Colombian authorities must also put an end to the false legal cases and imprisonment.

I look forward to progress in this matter,

Yours sincerely,

 

 

 

 

 

 

 


Fair Trade Coffee

 We roast Cafe Simpatico as it is ordered to maintain the utmost freshness possible.

PHONE ORDERS:Gerd Weih (250) 595-7519, [250] 477-0941 Or E-mail: barbara_hay@shaw.ca

The site http://www.coop-cdc.com features the coffee co-op on Ometepe Island, its production, and a profile of its thriving hostelling industry, ~ follow the links to the photo section!!

A LITTLE HISTORY
In 1988 when the World Bank was dictating to Nicaragua how they should comply, the coffee co-operatives had much difficulty getting loans to keep them operational.
A visit to a coffee co-operative on Ometepe Island, in the centre of Lake Nicaragua, started the best friendship possible.

A donation was given at that time and a commitment made by O.G.I.F.A. and B.O.I.S.A.  http://www.boisa.org to buy their harvest annualy. Since that time, raw coffee beans have been shipped north in massive containers to satisfy the cravings of North American coffee drinkers. CASC joined Bainbridge and OGIFA, to partner widening the market and increase Solidarity with this struggling country.
Besides buying directly from the local growers at a fair price, this money flows back into Nicaragua to assist them in many projects to improve the quality of life for the people there.

This organic arabica coffee is grown on Ometepe Island on Lake Nicaragua In Central America.
Home to over 30,000 people, The Island covers about 100 square miles and joins two volcanoes at their base by a narrow isthmus. < http://www.coop-cdc.com >

Thirty families are supported by this cooperative.

Many thanks to our supplier , Ometepe Gulf Islands Friendship Association. It is a charitable, non-profit, non-political, non- religious association run solely by volunteers.

Serious Coffee Roasters in Duncan store and roast the green beans as they are ordered to ensure the freshest possible product.  Our thanks and appreciation to them < http://www.seriouscoffee.com >We also thanks our friends at HOST VICTORIA http://host-victoria.org/hostsite/index.php for their continuos support and friendliness

 

 

 

 

 

Se Habla Español

Con estas palabras sabias Fray Ruiz de Leon, poeta y prosista [1527 – 1591] reanudo su clase en la Universidad de Salamanca, despues de haber sufrido una interrupcion de años debido a la persecusion y encarcelamiento de la cual fue objeto por parte de la la Santa Inquisicion.

Desde siempre los “herejes” han padecido las penas del infierno [en la Tierra} por desafiar al poderoso y a las ideas dominantes. Sin embargo la herejia original, mas temprano que tarde, termino siendo el vox populi y su adopcion llego a tener caracter universal transformando al hereje en profeta y visionario.

BIENVENIDOS HEREJES!!, BIENVENIDOS TRANSGESORES DEL STATUS QUO!!! HEREJES DEL MUNDO: UNIOS…NADA TENEIS QUE PERDER: SOLO  LA IGNORANCIA

MICHAEL MOORE HABLA SOBRE ‘SICKO’, SU VIAJE A CUBA Y EL SISTEMA DE SALUD ESTADOUNIDENSE

Amy Goodman/Michael Moore
Democracy Now!

Una hora con Michael Moore sobre “SiCKO”, su viaje a Cuba con trabajadores de rescate del 11-S, la eliminación de compañías privadas de atención sanitaria y los lazos de Clinton con compañías de seguros: “Están metidas en sus bolsillos y ella en los de las aseguradoras.”

El cineasta galardonado con el Oscar, Michael Moore se reúne con Democracy Now! antes del estreno de su nueva película “SiCKO.” La cinta es una ferviente acusación contra el sistema de salud de EE.UU. No se concentra en los más de 40 millones que no tienen previsión sanitaria, sino en los 250 millones que la tienen – muchos de los cuales son abandonados precisamente por el servicio de salud por el que han pagado durante décadas. “Los dejan hacer lo que les da gana,” dijo Moore hablando de las compañías de seguros sanitarios. “Cobran lo que quieren. No hay control gubernamental, y francamente no arreglaremos nuestro sistema hasta que eliminemos esas compañías privadas de seguro.”

TRASCRIPCIÓN NO EDITADA

AMY GOODMAN: Michael Moore entró en acción. El miércoles, el cineasta ganador del Oscar testificará en el Congreso. Luego va a Nuevo Hampshire para cuestionar a los candidatos presidenciales – demócratas y republicanos – en cuanto al sistema de previsión sanitaria de la nación.

¡Oh!, y su último documental, “SiCKO,” va a ser estrenado esta semana en miles de cines. La película es una ferviente acusación contra el sistema de salud de EE.UU. No se concentra en los más de 40 millones que no tienen previsión sanitaria, sino en los 250 millones que la tienen – muchos de los cuales son abandonados precisamente por el servicio sanitario por el que han pagado durante décadas.

Ayer me senté junto con Michael Moore en el Tribeca Cinema aquí en Nueva York, después de una proyección preliminar para los trabajadores del 11-S que se enfermaron después de trabajar en el entorno tóxico de Campo Cero. Luego realizó un evento de recolección de fondos para el Centro por la Justicia y la Democracia, un grupo de reforma de injusticias. Comencé preguntándole lo que le inspiró a hacer la película.

MICHAEL MOORE: Bueno, en realidad – tuve un programa en la televisión en los años noventa llamado “TV Nation,” y un día simplemente pensé que sería interesante realizar una competencia. Así que enviamos camarógrafos a una sala de primeros auxilios en Fort Lauderdale, otro equipo a una en Toronto, y otro a una en La Habana. Y cada equipo debía esperar hasta que alguien llegara con un brazo o una pierna quebrada. Y entonces iban a seguir a esa persona a través del sistema y ver la calidad del cuidado, con qué rapidez se realizaba y lo económico que era. Y convencí a Bob Costas y a Ahmad Rashad, locutores de programas deportivos, para que realizaran la descripción de lo que pasaba en el instante, lo que llamamos, la Olimpíada de la Salud. Y así, fue una carrera entre EE.UU., Canadá y Cuba. Y para decirlo con pocas palabras, Cuba ganó. Tuvieron la atención más rápida, el mejor cuidado, y no costó nada.

Esa semana entregamos el show a NBC, y recibimos un llamado del censor. No lo llaman “el censor,” lo llaman Estándares y Prácticas. Y así, esa mujer nos llama. Es la jefa de Estándares y Prácticas – la doctora Algo. No me acuerdo – realmente decía doctora antes de su nombre, pero no me acuerdo de su apellido. Pero ella llama, y me dice: “Mike, Cuba no puede ganar.” Yo digo: “¿Qué?” “Cuba no puede ganar.” “Bueno, ellos ganaron. ¿Qué quiere decir conque no pueden ganar? Ellos ganaron.” “No, no podemos decir eso en NBC. No podemos decir que Cuba ganó.” “Bueno, sí ¡pero ellos ganaron! Aseguraron la atención más rápida. Fueron los más baratos. Y el paciente quedó contento, y le arreglaron el hueso.” “No, eso va contra nuestras regulaciones.” Yo le dije: “¡Oh!, bueno, no lo voy a cambiar.”

Bueno, lo cambiaron. Lo cambiaron. Dos días después, cuando lo transmitieron, lo cambiaron para que Canadá ganara. Y Canadá no ganó. Canadá casi ganó, pero cobraron al sujeto 15 dólares por unas muletas a la salida. Así que hasta hoy me fastidia que cualquiera que haya visto ese episodio, sabes, donde decía: “y Canadá ganó la Olimpíada de la Salud,” y en realidad fue Cuba, pero eso no se podía decir en NBC, porque sólo Dios sabe lo que podría ocurrir.

Así, en todo caso, entonces me puse a pensar por primera vez en ese tema, y luego cuando tuve mi próximo show, “The Awful Truth” [La terrible verdad], seguimos a un tipo que tenía seguro de salud, pero su compañía de seguro sanitario no aprobó la operación que necesitaba, que podía salvar su vida. Así que llevamos al individuo a la central de Humana, la HMO [Organización de Mantenimiento de la Salud) en Louisville, Kentucky; lo llevé allí a ver a los ejecutivos. Nos pusieron de patitas en la calle. Así que salimos al césped y celebramos el funeral del hombre, con él presente. Llevamos a un cura, y un ataúd y portadores del féretro, con gaitas y, ya sabes, “Sublime Gracia” y todo el aparato. Y los ejecutivos lo miraban desde el piso superior y se horrorizaron que fuera a ser transmitido por la televisión nacional. Tres días después, llamaron y le dijeron al tipo: “Vamos a aprobar la operación.” Y el hombre sigue vivo.

Y yo pensé en aquel entonces, vaya, sabes, cosa de diez minutos, y salvamos la vida de un tipo; ¿qué podríamos alcanzar si lo hiciéramos en una película de dos horas? Y así, fue como la génesis de esto, aunque la película no terminó por ser una serie de historias sobre, sabes, salvar vidas individuales, porque a medida que me metía en esto, me di cuenta de que existe una historia mucho, sabes, mucho más grande que hablar del sistema en sí.

AMY GOODMAN: Bueno, cuéntanos de los trabajadores del 11-S y cómo te involucraste con toda esa gente que se enfermó. Acabamos de salir de una de las primeras proyecciones antes del estreno de la película, con trabajadores del 11-S que están enfermos.

MICHAEL MOORE: Exactamente. Bueno, como sabes, aquellos de nosotros que en Nueva York, donde desde el 11-S, muchos de esos trabajadores que acudieron corriendo a ayudar el 11-S que no eran empleados de la ciudad ni del Estado, que eran simplemente voluntarios – quiero decir, algunos cruzaron desde Nueva Jersey y vinieron y ayudaron… Eran tal vez bomberos voluntarios de Nueva Jersey, algunos eran voluntarios de EMT [medicina de emergencia], y fueron a ayudar. Algunos se quedaron durante meses en el esfuerzo de recuperación. Y los afectaron todas esas enfermedades, enfermedades respiratorias y cosas semejantes, de respirar, de todo, sabes – mientras la EPA [Agencia Estadounidense de Protección Ambiental] decía, Giuliani decía, todo va bien. Sabes: vayan y respiren tranquilos. En realidad, como
sabemos ahora, fue muy tóxico allí. Y cientos, tal vez incluso miles, han sufrido como resultado de la toxicidad en el aire de entonces.

Y luego, para descubrir que nuestro propio gobierno y todos esos fondos del 11-S no suministran ninguna ayuda para esos voluntarios, porque no eran empleados de la ciudad. Así han estado sufriendo todas esas enfermedades – y algunos de ellos sin ver siquiera a un médico o no pueden permitirse las operaciones o las cosas que necesitan, las medicinas que necesitan, porque no tienen seguro médico. Y ahora no pueden trabajar, así que están discapacitados, y tienen que pasar por toda un papeleo para tratar de conseguir Medicaid [un programa que brinda atención médica a algunos individuos y familias con ingresos y recursos escasos]. Es sólo – quiero decir, da pena ver que los hagan pasar por un trámite tras el otro. Y así, llegamos a conocer a algunos.

Y al mismo tiempo, vi ese asunto en C-SPAN [cadena de cable que transmite los eventos del Congreso, la Casa Blanca y otras agencias federales], cuando el senador Frist fue a Guantánamo, porque querían mostrar cómo, sabes, damos buen cuidado a los detenidos, sabes, que todos reciben un tratamiento de prisioneros de la mejor categoría. Y una de las cosas sobre las que quería decir algo – Mr. Frist – era lo buena que era la atención sanitaria –

AMY GOODMAN: El doctor Frist.

MICHAEL MOORE: Sí, perdóname, el doctor Frist. Un doctor más. Entonces presentó esa lista, sabes – están todos los colonoscopios que hemos estado haciendo, sabes. Y, por cierto, lo primero que pensé cuando escuché eso, pensé: “¿colonoscopios? Mira, la mayor parte de esos detenidos tienen veinte o treinta años. Sabes, realmente – no necesitas que te hagan un colonoscopio hasta que tengas cincuenta.” Así que esa debería haber sido una primera clave de que algo iba mal en Guantánamo. Pero él tiene toda esa lista, Amy, de cuántas limpiezas de dientes les han hecho a los detenidos, cuántos empastes de las raíces. Dan consejos de nutrición.

AMY GOODMAN: ¿Hablan de la alimentación forzada de prisioneros en huelga de hambre?

MICHAEL MOORE: Sí, bueno, por cierto. Es lo que llaman “consejos de nutrición.” Y así, lo convirtió en parte de esa gran cosa, sabes, sobre el maravilloso trato que reciben allí, y que no nos debiéramos preocupar para nada por ellos. Bueno por cierto, una ironía se suma a la otra, sabes. Y pensé, bueno, aquí tenemos a los trabajadores de rescate del 11-S que no pueden conseguir ninguna atención sanitaria. Ahí los tenemos pregonando cómo tienen atención sanitaria universal, atención dental, atención a la vista, consejos de nutrición, para los detenidos. Y pensé, bueno, ¿por qué no llevamos a nuestros trabajadores del 11-S a Guantánamo y vemos si podemos conseguir una parte de esa atención sanitaria gratuita de la que se vanaglorian tanto? Y así, esencialmente, cuando ves la película – no quiero revelarlo todo – pero es esencialmente lo que vamos a hacer.

AMY GOODMAN: ¿Cómo llegaron allí?

MICHAEL MOORE: ¡Caramba! Quisiera podértelo decir. Sabes, ahora el gobierno de Bush me está investigando por ese viaje que hice: dicen que fuimos a Cuba, pero mi punto es, no, íbamos a la Bahía de Guantánamo, que ustedes pretenden que es suelo estadounidense, así que en realidad nunca abandonamos EE.UU. Quiero decir, salimos de Miami en el barco, y terminamos en la Bahía de Guantánamo, que ustedes reivindican como aguas estadounidenses. Y así – pero, desde luego, sabes, terminamos entonces, en la verdadera nación de Cuba. Y verás en la película el maravilloso tratamiento que los trabajadores del 11-S y los otros que llevé recibieron de los doctores cubanos y del sistema de atención sanitaria cubano. Pero, ahora me están investigando.

Y quiero decir, tú has estado allá. ¿Has recibido alguna vez esa carta que amenaza con una acción civil y penal en contra tuya? O –

AMY GOODMAN: No la recibí.

MICHAEL MOORE: Sí ¿ves? Tú eres Amy Goodman. Deberías recibir la primera carta. ¿Por qué me escogen a mí? En todo caso, así es, me encuentro en medio de esto, así que no debo realmente – no quiero decir públicamente todavía cómo llegamos realmente allá, pero realmente tenemos un barco en la película, ves, y estamos realmente en la Bahía de Guantánamo. Y probablemente nunca has visto a alguien que haya realmente navegado a la Bahía de Guantánamo. Cuando veas la película, lo verás, sabes, por primera vez. Y, sabes, yo soy el capitán.

AMY GOODMAN: ¿Temías a las minas o lo que pensabas que podrían ser minas?

MICHAEL MOORE: Sí. En realidad, tenía más miedo de lo que nos apuntaba desde la torre de vigilancia del lado estadounidense de esa línea de demarcación que hay en la bahía. Y tengo que decir – quiero decirte – pienso que esto lo puedo decir – el gobierno cubano no estaba exactamente contento con mi idea de navegar a la Bahía de Guantánamo, porque no querían un incidente que provocara a los estadounidenses o les diera una excusa para hacer algo contra Cuba. Y especialmente porque era yo, sabes, los cubanos perciben que Mr. Bush no me quiere mucho, y ahí llego, pellizcándoles la nariz en Guantánamo, y podía pasar cualquier cosa. Así que realmente tuvimos que hablar mucho con los cubanos para convencerlos de que permitieran que utilizáramos sus aguas para acercarnos a las aguas estadounidenses allí en la bahía.

AMY GOODMAN: ¿Está minada esa área?

MICHAEL MOORE: Bueno, es lo que dicen, sí. Sí, sí. Bueno, creen que los estadounidenses la han minado, sabes, para que ningún cubano pueda entrar. No sé lo que los cubanos –

AMY GOODMAN: ¿Cubanos que tratarían de meterse en Guantánamo a la prisión?

MICHAEL MOORE: Entrar furtivamente, sí. ¡Eh! no me pidas que explique las acciones de los militares estadounidenses. Yo, sabes – no sé qué los cubanos – no me gusta decirlo, pero, ya sabes, cuando estuvimos allí, no parece que haya una inmensa fuerza de defensa cubana, si los estadounidenses decidieran invadir realmente de nuevo, por lo menos por esa ruta. Pero estoy seguro de que tienen algo planeado si los estadounidenses llegaran a hacerlo.

AMY GOODMAN: Los trabajadores de emergencia que llevaste a Cuba; habla del sistema de atención sanitaria en ese país.

MICHAEL MOORE: Bueno, ya sabes, cuando dicen que hay un doctor en cada manzana, no es un cliché. Quiero decir, están realmente – Cuba, por persona, tiene tantos doctores más que nosotros. Sabes, ha habido una escasez de doctores en EE.UU. durante mucho tiempo, y ha sido en gran parte porque la AMA [Asociación Médica de EE.UU.] no quiere que haya más estudiantes en las escuelas de medicina, porque creen que si mantienen bajo el número de doctores, esos doctores reciben más dinero, a diferencia de si tuviéramos un montón de doctores, tendrían que repartir un poco más el pastel, así que…

Pero los doctores cubanos, el sistema de atención sanitaria cubano, me impresionaron mucho. Toda la gente que llevamos allá estaba extremadamente contenta con el tratamiento que recibieron. Pero se concentran mucho en la prevención y, porque lo hacen, terminan sin tener que gastar un montón de dinero en su atención sanitaria. No tienen el dinero necesario. Es un país muy pobre, como sabes. Y me impresionó mucho. Y, sabes, con lo poco que tienen para utilizarlo en su sistema de atención sanitaria, terminan viviendo más que nosotros. Tienen una tasa inferior de mortalidad infantil que nosotros. En una serie de aspectos, están igual o mejor que nosotros.

AMY GOODMAN: Pregunté a Michael sobre el hecho de que EE.UU. esté al nivel treinta y siete del mundo por la calidad de su atención sanitaria.

MICHAEL MOORE: Sí. Estamos detrás de Costa Rica, pero mejor que Eslovenia. Y es según la Organización Mundial de la Salud. Es bastante patético que el país más rico del
mundo esté en el lugar treinta y siete.

AMY GOODMAN: Michael Moore, analizas tres – en realidad cuatro – sitios: Francia, Gran Bretaña, Cuba, en los que has estado, y luego vas a visitar a tus parientes en Canadá.

MICHAEL MOORE: Sí.

AMY GOODMAN: Hable de esos sitios y lo que tiene cada cual. Uno habla con, por ejemplo, Tony Benn, el parlamentario, en Gran Bretaña. Hablé de lo que tienen y cómo se ha originado. Luego hablaremos de cómo obtuvimos lo que tenemos aquí.

MICHAEL MOORE: Bien. Bueno, los canadienses, tienen un excelente sistema que cubre a todos, y la gente allá está muy contenta con él. Básicamente, no pagas por nada. Escoges a tu propio doctor. Si tienes que ir al hospital, escoges tu propio hospital. Hay libertad de elección. Y, sabes, oyes a los críticos del sistema canadiense en este país que hablan de que: “¡Oh!, los canadienses, tienes que hacer cola, sabes, antes de que te cambien una rodilla, o tienes que esperar una cantidad x de semanas, sabes, cuando en EE.UU. no tienes que esperar.” Sabes, cuando oigo eso, pienso, bueno, es lo que haces cuando tienes que compartir el pastel. A veces tienes que esperar. Es como, supongo que no forma parte de nuestra mentalidad de estadounidenses: esperar. Sabes: ¡dámelo ahora mismo! Bueno, sabes, a veces, cuando tú – como dije, cuando estás compartiendo el pastel, obtienes la primera tajada, no tienes que esperar; a veces te toca la tercera tajada; a veces te toca la última. Pero lo importante que hay que recordar es que todos reciben una tajada. Las cosas no son así en este país.

Ahora, el sistema británico es realmente de propiedad del gobierno, en el sentido de que el gobierno es dueño y dirige los hospitales, el gobierno emplea a los doctores. Y así, trabajan para el gobierno, así que es un programa de propiedad, dirigido y controlado por el gobierno en Gran Bretaña. Y de nuevo, sabes, todo es gratis. Y ves los hospitales en la película. La gente está contenta con el sistema. Y, sabes, si conoces a alguien que alguna vez haya viajado a esos países, que han tenido la experiencia de tener que ir a un hospital canadiense o un hospital británico – quiero decir, como lo dice una mujer en la película: pensó que iba a ser algo deslucido, horrible – como salido de una novela de Dickens o de la antigua Unión Soviética o algo. Y fue, y resultó ser: “¡Guay! ¡Esto es increíble!”

Francia, sin embargo, es probablemente, si no lo mejor, cerca de lo mejor que vimos.

AMY GOODMAN: Siguiendo con Gran Bretaña, quisiera transmitir un clip.

MICHAEL MOORE: Este señor quebró su tobillo. ¿Cuánto le costaría? Le pasarán una tremenda factura cuando esté listo ¿verdad?

TRABAJADOR ADMINISTRATIVO DEL HOSPITAL DEL SERVICIO NACIONAL DE SALUD [NHS]: Aquí no. Todo es simplemente gratuito.

MICHAEL MOORE: Le estoy preguntando por los costos del hospital, y usted se ríe. Aunque tenga seguro, tiene que haber una factura en algún momento.

¿Cuánto le cobraron por ese bebé?

PADRE RECIENTE: No, no, no. Todo lo paga el NHS.

MADRE RECIENTE: Esto es el NHS.

PADRE RECIENTE: Esto no es EE.UU.

MICHAEL MOORE: Así que aquí viene la gente a pagar su factura cuando termina su estadía en el hospital.

CAJERO DEL NHS: No, esto es el hospital del NHS, así que no pagas una factura.

MICHAEL MOORE: ¿Por qué dice ‘cajero’ aquí si la gente no tiene que pagar una factura?

TRABAJADOR ADMINISTRATIVO DEL HOSPITAL DEL NHS: … Sólo significa que aquí te devuelven tus gastos de transporte.

MICHAEL MOORE: Así que en los hospitales británicos, en lugar de que el dinero entre por la ventanilla del cajero, el dinero sale.

MICHAEL MOORE: Sí, me miran como si viniera de Marte cuando les pregunto a los británicos, cuánto pagaron por esto, aquello o cualquier cosa.

AMY GOODMAN: Estamos hablando con Michael Moore. Hablemos sobre cómo llegamos al sistema que tenemos en este país.

MICHAEL MOORE: Bueno, sabes, mi abuelo realmente fue un médico de campo. Venía de Canadá. Fue a la escuela de medicina a fines del Siglo XIX. En aquel entonces duraba un año. Ya sabes, en cierto modo es lo que sabían entonces. Podían enseñarlo en un año. Y así, la pequeña aldea en la que, sabes, crecí, porque mi mamá era de allí, también porque él estaba allí, sabes, le pagaban con huevos y leche y pollos, y cosas así. No lo hacía para ganar mucho dinero. No ganaban mucho dinero entonces. Vivían bien – era el doctor local – pero no eran los ricos de la comunidad.

Nos alejamos del concepto de tratar a la gente porque era lo que había que hacer. Las monjas dirigían el hospital en el que yo nací. Las monjas no lo hacían para hacer beneficios e invertir en Wall Street. Sabes, quiero decir, lo hacían porque pensaban que era su deber servir a Dios y servir a la humanidad abriendo hospitales y asistiendo en los partos. Ahora estamos muy lejos de eso. En algún momento dejamos que los beneficios y la codicia entraran en el juego.

Y en la película, fijo una cierta fecha en la que realmente comenzaron las HMO [prepagas privadas]. Y realmente tuve mucha suerte. Tenía a un investigador de veintitrés años en mi oficina, que trabajó en la película; que en realidad era alguien que creo que fue recomendado por Jeremy Scahill, de modo que hay una conexión con Democracy Now! con ese momento en la película. Pero él encontró esa cinta de Watergate – no tiene nada que ver con Watergate, es una de las cintas de Nixon – en los Archivos, los Archivos Nacionales, donde Nixon y Ehrlichman discuten si apoyar o no este concepto de las HMO, y Ehrlichman le dice a Nixon: “Vas a adorar esto, porque es empresa privada. No es como algo gratuito.” Nixon dice: “¡Oh!, me gusta eso. Cuéntame.” Y Ehrlichman agrega: “Bueno, esto va a funcionar como sigue, esas HMO. Van a ganar más dinero suministrando menos atención. Mientras menos atención les den, a los pacientes, más dinero gana la compañía.” Nixon dice: “¡Oh! ¡No está mal!” Y es todo lo que está en la cinta.

AMY GOODMAN: Y hablan de Kaiser Permanente

MICHAEL MOORE: Sí.

AMY GOODMAN: Y Nixon dice que vio a Kaiser.

MICHAEL MOORE: Sí, sí. Edgar Kaiser.

AMY GOODMAN: Lo hizo venir para que lo explicara.

MICHAEL MOORE: Sí, lo llevó para que explicara todo el asunto y todo – cómo funcionaría el plan. Y Ehrlichman y Nixon se frotan las manos, y dicen: “¡Oh! ¡Esto es tremendo! Y el día siguiente, Nixon anuncia su nuevo programa de atención sanitaria que, desde luego, va a incluir esas HMO que Kaiser Permanente quería que fueran incluidas. Y ahí empieza. Y todo está en la película. Y así, cuando él – cuando George me lo trajo por primera vez, pensé: “Muchacho ¿llevan todos los caminos a Nixon?” Quiero decir, le echamos la culpa a Nixon por muchas cosas ¿pero también por las HMO? Quiero decir ¿es el culpable en última instancia por nuestro lío actual de beneficios y codicia de nuestros días? Y la respuesta es positiva.

Y estas compañías de seguros de salud son – son apenas – son los Halliburtons de la industria sanitaria. Quiero decir, realmente – hacen lo que les da la gana. Cobran lo que quieren. No hay control gubernamental. Y francamente, no arreglaremos realmente nuestro sistema hasta que eliminemos a esas compañías privadas de seguro. Quiero decir literalmente que tienen que ser eliminadas. No se puede permitir que existan en este país.

AMY GOODMAN: Habla del estadounidense que ‘dio el dedo’ a su compañía de seguro de salud – Quiero decir, les dio su dedo.

MICHAEL MOORE: ¡Oh!, literalmente el dedo.

MICHAEL MOORE: Este es Rick.

RICK: Estaba aserrando un trozo de madera, y lo sujeté precisamente aquí, y di en un nudo.

MICHAEL MOORE: Se cortó con el serrucho la parte de arriba de dos de sus dedos.

RICK: Y simplemente se cayó, y fue tan rápido.

MICHAEL MOORE: ¿Su primera idea?

RICK: No tengo seguro. ¿Cuánto me va a costar?

MICHAEL MOORE: El hospital le dio la alternativo: volver a colocar el dedo medio por 60.000 dólares o el dedo anular por 12.000. Como es un romántico incurable, Rick escogió el dedo anular por 12.000 dólares. La parte de arriba de su dedo medio goza ahora de un nuevo hogar en un vertedero de Oregón.

RICK: Puedo hacer esa cosa en la que, sabes, el viejo solía arrancarse el dedo.

MICHAEL MOORE: Lo que quiero decir es que si hubiera vivido a unas pocas horas al norte, en Canadá, nunca le hubieran preguntado eso. Nunca hubiera tenido que tomar esa decisión. Y, en realidad, más adelante en la película, mostramos a un canadiense al que le cortaron cinco dedos, y se los volvieron a colocar de inmediato, y no le cuesta un centavo. Pero es uno de los numerosos ejemplos de esta clase de situación irónica: que vivimos en el país más rico de la tierra, y que a pesar de ello la gente tiene que pasar por cosas semejantes.

AMY GOODMAN: ¿Por qué no comprende la gente en este país lo que ofrecen en otros sitios y que esta situación no es normal – ya sabes, no es la manera como deberían ser las cosas, que hay una manera de cambiar? ¿Qué tiene la forma como trabajan el gobierno y los medios y las compañías de seguros que logra mantener a la gente tan aislada de las alternativas?

MICHAEL MOORE: Es una ignorancia impuesta. Lo llaman mantener estúpido al pueblo de EE.UU. Sea nuestro sistema educacional o sean los medios dominantes, todo tiene que ver con asegurarse de que la gente no sepa lo que pasa en otros países. No sabemos nada del resto del mundo, quiero decir, hasta hace poco, cuando decían que si viajas a Canadá o México tenías que tener un pasaporte, hasta entonces más de un 80% ni siquiera tenía un pasaporte en este país. Así que la gente no viaja. No sabe gran cosa. Señalo en la película que nuestros graduados de secundaria, cuando les preguntan dónde está Gran Bretaña en el globo, un 65% no pueden ubicarla, un 11% no puede encontrar a EE.UU. en el globo – un 11% de los de dieciocho a veinticinco años, según National Geographic. Es como, bueno – sabes, tenemos un problema en este país. No queremos saber del resto del mundo. Y, quiero decir, pregúntale a la mayoría de los estadounidenses quién es el primer ministro de Canadá. Quiero decir, en serio. Y no quiero decir – y no lo estoy diciendo – sabes, que vayamos a preguntarle a un puñado de pajueranos sosos de por ahí, sabes, de cualquier lugar perdido. Lo que digo es que si yo simplemente mirara afuera de esta pieza y le preguntara a este equipo, que yo diría es un equipo informado de personas, que se informan y trabajan contigo. Pero: ¿hay alguien ahí que pueda decirme – quién es el primer ministro de Canadá?

JOHN HAMILTON: Harper.

MICHAEL MOORE: ¡Vaya! ¡Fantástico!

AMY GOODMAN: Y ni siquiera le preguntaste al canadiense.

MICHAEL MOORE: No. Yo estaba evitando los ojos del canadiense. A propósito, nunca mires directamente a los ojos de los canadienses. ¿Entendido? No, pero estoy seguro de que cualquiera que escuche esto ahora en la radio o lo mire en la televisión sentado por ahí probablemente… ¡Oh!, sabes, no saben realmente – la mayoría de los estadounidenses no saben quién es su vecino, y por lo tanto, si no saben cosas simples como esas, no saben de su sistema de salud. Y lo que sabemos al respecto son todas mentiras que nos han dicho sobre los canadienses y los británicos y los franceses.

AMY GOODMAN: Hablas de Hillary Clinton y de lo que trató de hacer bajo Bill Clinton como presidente. Explica lo que intentó.

MICHAEL MOORE: Bueno, pienso que intentó una cosa muy valerosa hace catorce años. Llegó y dijo que debería haber atención sanitaria para todos; que no debería haber condiciones preexistentes; todos están cubiertos, no importa lo que hagas, qué trabajo tengas, o lo que sea. Fue una iniciativa muy valerosa de su parte. Y fue destruida como resultado. Quiero decir que creo que juntaron bastante más de 100 millones de dólares para combatirla.

AMY GOODMAN: Y sin embargo, a las grandes compañías de seguros les gustó, porque ella quería preservar a las cinco grandes. Y otras dijeron que si ella se hubiera librado por completo de las compañías de seguros: habría un solo pagador, habría sido posible explicarlo mejor al pueblo estadounidense.

MICHAEL MOORE: Y ése fue su error, pero ella no llegó a las últimas consecuencias, todo el trecho que era necesario que se recorriera al respecto. Quiero decir, fue realmente el mismo problema – quiero decir, sólo para darte otro ejemplo, es donde los demócratas – sabes, es que a veces quieres entrar a veces con un taladro y agarrar su – porque parecería que su corazón está como en el buen camino. Es como que yo pienso que el corazón de Hillary está en el sitio correcto. Sabes, ella quiere que todos los estadounidenses estén asegurados, pero: ¡eh!, en realidad no podemos librarnos de las compañías de seguros, así que tratemos de desarrollar un pequeño trato, algo como lo que Edwards está proponiendo ahora. Es como Al Gore con la elección de 2000: sabes, en lugar de pedir que toda Florida fuera recontada, donde entonces habría ganado, sólo quisieron volver a contar los distritos demócratas, donde pensaron que obtendrían sus votos. Y fue como decir: ¡vamos! Sabes, porque sólo dan esos pasos a medias, y a todos nos va peor por ello.

Por lo tanto – para pasar rápido a Hillary: ella es ahora – o por lo menos lo fue el año pasado, en el congreso del año pasado – la segunda receptora por su cantidad, de dinero de la industria de la salud, después de Rick Santorum. Él desapareció ahora. Así que, que yo sepa, ella puede ser la número uno ahora. Es muy triste ver que ella esté muy – ellos están en su bolsillo y ella en el de ellos. Y no espero mucho de su parte.

AMY GOODMAN: ¿Hay candidatos presidenciales que piensas que presentan una alternativa?

MICHAEL MOORE: Bueno, sí. Quiero decir – bueno, ante todo, nadie se muestra muy específico, fuera de Edwards, en cuanto a un plan real, y el suyo no es un buen plan. Sabes, el plan de Obama no es igual de específico, y ciertamente está repleto de los mismos defectos que el de Edward y el antiguo plan de Hillary. Kucinich es el más próximo a la idea correcta y, por cierto, el dice todo el tiempo “sin fines de lucro,” o lo que sea. Pero en cierto modo ya no quiero utilizar esa palabra, y quisiera que Dennis no la usara, porque Kaiser Permanente es una aseguradora sin fines de lucro. Blue Cross es una aseguradora sin fines de lucro.

AMY GOODMAN: En realidad, el Sacramento Bee que te criticó dijo: “¿No comprende que Kaiser Permanente no tiene fines de lucro? De modo que ¿por qué dicen algo semejante de una empresa que sí los tiene?

MICHAEL MOORE: Bueno, no. Bueno, correcto, sí. No son sólo los fines de lucro. Es por eso que digo que esencialmente no quieres que ninguna compañía de seguros privada participe, sean privadas o sin fines de lucro, porque – cuando dicen “beneficios,” tienes todas esas inmensas empresas sin fines de lucro que se ocultan bajo la capa de no tener fines de lucro, pero todo lo que les interesa son los beneficios. Todo lo que les interesa es ganar dinero para sí mismas y para sus ejecutivos, y lo que hacen es obsceno. Y por lo tanto, estoy a favor de la eliminación de todas las compañías privadas de seguros. No sé si Kucinich va tan lejos, No sé realmente si parte de las leyes que he leído van tan lejos, porque todas tienen una componente por la que permitirán que las compañías privadas de seguros sigan participando.

AMY GOODMAN: Así que hablas de un solo pagador.

MICHAEL MOORE: Sí.

AMY GOODMAN: ¿Ves una distinción entre un solo pagador y la cobertu
ra universal?

MICHAEL MOORE: Bueno, sí. Por cierto hay una distinción, porque ante todo, quisiera decirte, todos van a decir cobertura universal. Cuando llegue la elección – en las primarias, estoy seguro de que todos los demócratas usarán esa palabra: cobertura universal para todos, cobertura para todos. Escucha, muchos de sus planes, todo lo que van a hacer es que van a tomar tus dólares tributarios y colocarlos en los bolsillos de esas compañías de seguros.

Tenemos que eliminar al intermediario. El gobierno puede dirigir este programa. Lo hace bastante bien en esos otros países. Sabes, si tomas los principales veinticinco países, y si somos el único que no hace nada de los veinticinco, ¿estamos tratando de decir que los otros veinticuatro sólo están metiendo la pata y que somos los inteligentes? No lo creo.

Pienso que es – si tomas un país como Canadá. Sus gastos fijos, su costo administrativo de dirigir su programa nacional consume cerca de un 1,7% de todo el presupuesto. La compañía de seguros promedio en este país gastará entre un 15% y un 30% en gastos fijos, costos administrativos, papeleo, burocracia. Eso puede ser reducido considerablemente si el gobierno lo hace. Pero, desde luego, los republicanos e incluso algunos de los demócratas han hecho un buen trabajo convenciendo al pueblo estadounidense de que el gobierno es malo, el gobierno sólo va a hacer un lío. Y como Al Franken dijo hace unas pocas semanas – lo oí decir – se presentan con la plataforma de que el gobierno es malo, que arruinará las cosas, luego son elegidos y pasan los próximos cuatro años demostrando que tenían razón.

AMY GOODMAN: Al concluir nuestra entrevista con el cineasta ganador del premio Oscar, Michael Moore, en este segmento, transmitimos una secuencia de “SiCKO.” Michael visita a un doctor británico en su oficina en un hospital del NHS – es decir el Servicio Nacional de Salud, y en su casa.

MICHAEL MOORE: ¿Tiene un consultorio familiar?

DOCTOR DEL NHS: Sí, es un consultorio del NHS. Tenemos a nueve doctores en ese consultorio.

MICHAEL MOORE: ¿Les paga el gobierno?

NHS DOCTOR: Pagados por el gobierno, sí.

MICHAEL MOORE: Así que usted trabaja para el gobierno.

DOCTOR DEL NHS: ¡Oh!, sí, ´ ¡por supuesto!

MICHAEL MOORE: Usted es un doctor pagado por el gobierno. Así que al trabajar para el gobierno ¿usted probablemente utiliza el transporte público?

NHS DOCTOR: No, tengo un coche y, sabe, conduzco al trabajo.

MICHAEL MOORE: Un viejo cacharro. Usted vive en una especie parte difícil de la ciudad, ¿o?

DOCTOR DEL NHS: Quiero decir: vivo en una parte sensacional de la ciudad. Es llamada Greenwich. Es una casa adorable. Es una casa de tres pisos.

MICHAEL MOORE: ¿Cuánto pagó por ella?

NHS DOCTOR: 550.000, sí, así que –

MICHAEL MOORE: ¿Libras?

NHS DOCTOR: Sí.

MICHAEL MOORE: O sea un millón de dólares.

NHS DOCTOR: Sí, seguro.

MICHAEL MOORE: ¿Así que los doctores en EE.UU. no tienen que temer necesariamente que haya un sistema de salud universal?

DOCTOR DEL NHS: No. Pienso que alguien quiere tener casas de dos o tres millones de dólares y cuatro o cinco coches hermosos y seis o siete hermosos televisores, entonces, tal vez, sí, tendría que tener una consulta en la que pueda ganar eso.

MICHAEL MOORE: Bueno, la AMA, la AMA en este país, ha convencido a todos los doctores, de que si vamos hacia una medicina socializada se van a ir al hospicio. Y simplemente no es verdad. Los doctores que encontramos en Canadá, los doctores que encontramos en Gran Bretaña, en Francia, viven bastante bien. E incluso cuando voy a la casa de uno de ellos en Gran Bretaña, como usted mencionó. Vive en una casa de un millón de dólares. Conduce un Audi. Vive una vida de yuppy. Espero que los doctores que vayan a ver mi película salgan del cine diciendo: “¡Oh!, por lo menos nuestra buena vida puede ser protegida bajo la medicina socializada.” Nadie quiere quitarles sus grandes casas.

AMY GOODMAN: ¿“Barrio de mala vida,” Michael Moore?

MICHAEL MOORE: Sí, lo contrario de las grandes casas en las que viven los doctores. Bueno, como sabes – quiero decir, pienso que has cubierto el tema – pacientes en Los Ángeles que no pueden pagar su cuenta en el hospital, hospitales que han estado deshaciéndose de ellos en los barrios bajos desde hace cierto tiempo. Simplemente los sacan del hospital, a veces directamente en su bata de hospital, los ponen en un taxi y le dicen al taxista: “llévelos al barrio bajo y déjelos ahí. Y a veces los taxistas tienen que echarlos por la fuerza del auto. Y –

AMY GOODMAN: Tienes un vídeo.

MICHAEL MOORE: Sí. Tenemos una auténtica secuencia de la cámara de seguridad de una paciente de Kaiser que es descartada al borde de la acera por el taxi que Kaiser contrató para llevar a esa mujer y echarla sin zapatos en medio de la calle en su bata del hospital, muy triste. Y estás ahí sentado mirándolo, y no puedes creer que se trate de Estados Unidos de (US)América. Es lo que nosotros – es cómo tratamos a la gente. Quiero decir, yo sólo – yo pienso que cuando la gente ve esta película, va a decir, OK, esto ha ido demasiado lejos, y que hay que detener a esta gente.

AMY GOODMAN: Michael, en la película, hablas de la AMA, hablas de la industria farmacéutica, de la industria de los seguros. En tu sitio en la red, presentas los preparativos para la salida de esta cinta. ¿Cómo reaccionan ante SiCKO?

MICHAEL MOORE: Bueno, primero – quiero decir, han estado – Iré – Voy a volver a justo antes de que comenzáramos a hacer la película, cuando ninguna compañía de seguros estaba dispuesta a asegurarme a mí o a la película, porque sabían que iba a tratar de seguros. Así que incluso fue difícil, sabes, conseguir seguro para este asunto. Luego iniciaron una serie de cosas internamente para advertir a sus empleados: no habléis con Michael Moore; si habláis con Michael Moore, vais a tener serios problemas. Y, en los hechos, realizaron sesiones de entrenamiento sobre cómo reaccionar ante mi persona, en caso que me presentara en su compañía. Tenían – Pfizer tenía un teléfono rojo Michael Moore. Llama este número si lo ves. Quiero decir, es toda esta locura –

AMY GOODMAN: ¿Has llamado a ese número?

MICHAEL MOORE: ¡Oh!, claro. En realidad, el año pasado lo puse – hace un par de años lo puse en Internet, así no más – Le dije a la gente, simplemente llamen ese número, es el teléfono rojo Michael Moore en Pfizer. Simplemente llámenlos y digan: “Está en el edificio. ¡Está en el edificio!”, sabes, sólo para que – al final tuvieron que cerrar esa línea, porque tanta gente estaba haciendo travesuras, pero…

AMY GOODMAN: Así que, ¿qué dicen? ¿Cómo les dicen que hay que portarse contigo en esos memorandos?

MICHAEL MOORE: No corras, no huyas, no tapes la cámara con la mano. Contrataron a un especialista psicólogo en una de las compañías para que le dijera al gerente general cómo funciona mi mente – para que, en otras palabras, supieran cómo distraerme del tema. De modo que si llego a aparecer con un micrófono, el psicólogo dijo: hemos determinado que si puedes llevarlo a hablar de los equipos deportivos de Detroit, dejará de hablarte de las HMO. Y lo leí, y pensé, es bueno. Es bastante bueno.

Así que, en todo caso – pero, ves, no entendieron de qué se trataba, porque esta película nunca iba a ser sobre mi persona persiguiendo a una General Motors o una Pfizer, lo que quería hacer en este caso era algo mucho más amplio y no sólo – no sólo dar caza a una compañía como si, ¡Oh!, ¡caramba!, si sólo nos concentráramos en una compañía, todo estaría bien. Hay algo mucho más importante que tenemos que arreglar en este país. Y, en realidad, es más grande que la situac
ión de la atención sanitaria. Tiene que ver con cómo nos estructuramos como sociedad, cómo nos tratamos los unos a los otros, y esta mentalidad estadounidense de cada cual por su cuenta, cómo hay que detener eso – ese tipo de sociedad “yo” en la que vivimos tiene que pasar a ser el “nosotros” en el que vive el resto del mundo.

AMY GOODMAN: En la película muestras a un hombre que es contratado por la industria de la salud para cuestionar a gente que presenta reclamos. Explica exactamente lo que hace, cómo investiga a la gente.

MICHAEL MOORE: A la industria de los seguros de la salud no le gusta pagar reclamos, porque no ganan dinero. La única manera de obtener un beneficio es si no pagan por tu operación. Si pagan por tu operación y la consulta con tu doctor, y tus medicinas, no ganan ningún dinero. Así que su objetivo es tratar de pagar lo menos posible, lo que te dice directamente que no puede haber ningún margen de maniobra en este asunto del cuidado médico para las compañías de seguro, porque todo – la atención a la salud debiera tener que ver con ayudar a la gente. Y la decisión nunca debiera basarse en si o no, o ¿cómo podemos ahorrar nuestro dinero aquí, o cómo podemos rechazar esa operación?

Así que contratan a esos matones, lo que llamamos matones de las compañías de seguro, quienes, después, digamos – supongamos que tengas que ir, sabes, por un tobillo roto o cualquier cosa, y reciben la factura y dicen: “Vaya, son como 5.000 dólares por un tobillo quebrado. Y no debería costar más de 1.000. No queremos pagar todo eso.” Así que contratan – tienen a esos investigadores, tienen unidades investigativas en las compañías de seguro, y dicen: “¿Sabes qué? Anda e investiga el pasado de Amy Goodman. Anda a investigar si tal vez en su solicitud de seguro de salud no nos dijo algo que ella haya tenido tal vez hace diez años.” Y literalmente van y obtienen esos antecedentes, y harán esa increíble investigación sobre la historia de tu salud para que puedan ir y decir: “¿Sabes qué? No nos dijiste la verdad en ese caso. Tuviste una condición previa. Sabes, esto no lo sabíamos. No nos dijiste. Y por lo tanto, queremos que nos devuelvas el dinero de esa operación, o no vamos a pagar por ella.”

AMY GOODMAN: Una de las partes más fuertes de esta película son la gente que se presenta, como el tipo que dice que no pudo seguir haciéndolo, y que no ha estado investigando a gente durante mucho tiempo. Y después tienes a Linda Penno.

MICHAEL MOORE: Correcto, los denunciantes en la película, especialmente Linda Penno. Es una doctora de Kentucky. Trabajó para Humana. Era recensora médica. Y su trabajo como doctora era revisar reclamos y aprobar o negarlas. Y cuenta en la película y en su testimonio ante el Congreso cómo se esperaba que rechazara un cierto porcentaje de reclamos que provinieran de pacientes, incluso sin considerar si eran genuinos o no. Esperaban, digamos, una tasa de rechazos de un 10%. El doctor en la compañía de seguros, el doctor, el recensor médico, que rechazaba más recibía una contundente bonificación de Navidad. Quiero decir, es rematadamente demencial, de nuevo, que –

AMY GOODMAN: Su salario aumentó de un par de cientos de dólares por semana a millones.

MICHAEL MOORE: A millones, porque rechazaba continuamente. Ya no pudo aguantarlo. Su conciencia se impuso, y renunció, y luego fue y lo denunció al Congreso, y ese testimonio está en la película. Es muy fuerte, y ella es una persona muy valiente por haberlo hecho.

AMY GOODMAN: ¿Cuánta gente reaccionó de esa manera? Dijiste que 25.000 respondieron sobre todos los terribles problemas que han tenido con los seguros de salud, y luego está esa gente…

MICHAEL MOORE: Correcto. Diría que tuvimos unas doscientas personas dentro de la industria – industria farmacéutica, corporaciones hospitalarias, industria de los seguros de salud – que nos escribieron, por el deseo de compartir con nosotros diferentes cosas. Algunos querían ser filmados, otros no. Algunos nos enviaron archivos, algunos – quiero decir, fue realmente sorprendente cuántas personas hubo – cuyas conciencias las fastidiaba, esencialmente. Simplemente no pudieron seguir así.

AMY GOODMAN: ¿Cómo se relaciona esto con “Fahrenheit 11-S”? ¿Qué vincula SiCKO con tus previas películas y “Bowling for Columbine”?

MICHAEL MOORE: Bueno, es una buena pregunta. Hay, realmente, un lazo que va desde “Bowling for Columbine” pasando por “Fahrenheit” a esta cinta. Una parte es el uso del miedo. El motivo por el que no tenemos un mejor sistema es porque nos han hecho temer la medicina socializada, el sistema canadiense, lo que sea, y tratan de atemorizar al pueblo estadounidense, utilizando la ignorancia como un camino para aumentar el nivel del temor en este país. Son estas películas – y en realidad lo he estado haciendo desde “Roger & Me” – son películas sobre – en última instancia sobre nuestro sistema económico. Tenemos un sistema económico, como he dicho antes, que es injusto, no es equitativo, no es democrático. Y hasta que, en última instancia, eso cambie, hasta que construyamos una forma diferente de economía en la manera como nos relacionamos con el capital, no creo que continuaremos teniendo estos problemas, en los que no tienen sufren y los que tienen roban como bandidos.

AMY GOODMAN: ¿Así que cómo lo estás organizando? Mientras estrenas esta película en miles de cines en todo el país en las próximas semanas, también trabajas con sindicatos, trabajas con YouTube, con Oprah, testificas ante el Congreso. Cuéntanos.

MICHAEL MOORE: Sí. Es una especie de extraña convergencia. Pero ¿sabes qué? Es porque este problema afecta a todos los estadounidenses. Y todo tipo de gente y grupos se están poniendo en contacto conmigo y quieren involucrarse en esto. Y así, vamos a tener un esfuerzo organizador muy fuerte a través de la Asociación de Enfermeras de California, a través de Médicos por un Plan Nacional de Salud. MoveOn va a mostrarse muy activo e involucrado en el asunto. De esta manera, muchos de los grupos y uniones que están a la izquierda se están organizando alrededor del tema. Pero también hay, sabes, cosas, como dijiste, como YouTube, gente como Oprah, que ha decidido convertir esto en un tema muy importante, porque es algo que a ella la preocupa mucho. Estuve en su show hace un par de semanas, y ella pidió a sus admiradores que envíen sus historias de horror de la salud a su sitio en la Red cuando se estrene la película. Ella hará un acto público sobre este tema en otoño. Así que yo –

AMY GOODMAN: ¿YouTube?

MICHAEL MOORE: YouTube, de nuevo, está pidiendo que la gente grabe sus historias en vídeo y las coloque en YouTube, y va a haber toda una sección en YouTube de gente que informa sobre lo que la compañía de seguro les hizo a ellos o a un miembro de su familia o a un amigo, o el hospital o la compañía farmacéutica, donde tienen que pagar por medicinas, o sobre medicamentos que no pueden obtener.

Así que pienso que tendremos lo que llaman un efecto viral, en el sentido – y espero que así sea – de que la gente, que esa gente, pueda expresarse. Y de otra manera la gente está sentada en su casa en todo el país, sufriendo y sin preguntarse cómo alguna vez puede ser escuchada. Y espero que a través de mi sitio en la Red, a través de la Asociación de Enfermeras de California, a través de YouTube, a través del sitio de Oprah, a través de otros que vayan a participar, y creo que vamos a conocer lo que realmente están sufriendo los estadounidenses. Y tengo que creer que algo bueno va a salir de esto. Y vamos a presionar duro a los candidatos al respecto, especialmente a los demócratas.

AMY GOODMAN: ¿Vas a hacer una segunda película, acosándolos? ¿Vas a tener a un hombre vestido de pollo siguiéndolos?

MICHAEL MOORE: ¡Oh!, te refieres a nuestro pollo combatiente contra el cr
imen corporativo en nuestro antiguo show en la televisión. Gracias por recordarte de ese pollo. No, en realidad vamos a ir a Nuevo Hampshire a fines de esta semana. Y vamos a publicar información para el público sobre quién compró y pagó por los candidatos que se presentan para presidentes y para puestos públicos.

AMY GOODMAN: ¿Hasta qué punto son comprados y pagados?

MICHAEL MOORE: Bueno, tendrás que esperar hasta el fin de semana para oír la respuesta. Pero déjame decir sólo que no será bonito. Odio decirlo ¿pero sabes qué? Y de nuevo, quiero decir, me gusta una buena parte de los candidatos que se están presentando, por una serie de razones. Pero, sabes, si todos nos lanzamos a apoyarlos demasiado rápido, sin obligarlos a adoptar buenas posiciones sobre estos temas, no creo que vayamos a llegar a ninguna parte. Los demócratas ya han demostrado que desde la elección de noviembre, que irán lento si les es posible. Y así – ya hemos visto cuál es la posición de Hillary sobre esto, y, por cierto, con su posición sobre la guerra, hace que a gente que de otra manera le gustaría votar por ella, que quisiera ver a nuestra primera mujer presidenta, le sea muy difícil votar por ella, porque simplemente no puede apoyar a alguien que apoyó durante tanto tiempo la guerra y que recibe contribuciones tan grandes de la industria de la salud.

AMY GOODMAN: Michael Moore, ¿le sorprendió algo que descubrió al hacer esta película?

MICHAEL MOORE: Sí, constantemente – hay que una cosa que realmente me impresionó. Cuando estaba entrevistando al doctor británico, y le preguntaba cuánto estaba ganando – sabes, gana algo como un poco menos de 200.000 dólares al año – y me dijo: “Pero mi sueldo se basa en la calidad del trabajo que hago. Si logro que una mayor cantidad de mis pacientes deje de fumar este año o si reduzco su colesterol o su presión sanguínea o su azúcar, gano más. Así que esto se basa realmente en cuán saludables son mis pacientes. Así que tengo un incentivo para hacer realmente un buen trabajo para ganar dinero.”

Y pensé, ¡caramba!, aquí es todo lo contrario. Aquí mientras más gente fume o no coma bien, o lo que sea, que termine con enfermedades o afecciones, eso significa más dinero para las compañías farmacéuticas, más dinero para los doctores, más dinero para los hospitales. Todos ganan cuando te enfermas.

Y me llevó a pensar mucho sobre mi propia persona, porque cuando yo estuve allí y me dije: tal vez una forma de hablar a la gente, una forma de derrotar al sistema, por lo menos a este sistema, es que todos debiéramos tratar de cuidarnos un poco mejor, y comenzar por el número uno, yo mismo. Y así, comencé a comer frutas y vegetales. No sé si has oído hablar de esas cosas, pero son de diferentes colores y son crujientes, y, sabes, son muy buenas para ti, si no las has probado. Sabes, tu madre está sentada allá. No sabes si yo debiera subrayar esto, pero tu mamá está sentada allá, y se ve como si hubiera hecho un buen trabajo enseñándote la importancia de frutas y vegetales.

AMY GOODMAN: Hizo un buen trabajo.

MICHAEL MOORE: Sí. Y dijo que tú fuiste una niña excelente, a propósito. Nos perdimos eso sin filmarlo, pero quiero que nuestros espectadores y radioescuchas sepan que tu mamá aprueba en mucho que seas como eres.

El otro aspecto, es que comencé a ir a dar un paseo cada día. Así que salgo de paseo durante algo como media hora por día, y simplemente – me siento 100% mejor. He perdido 14 kilos. No te preocupes. No voy a – no me vas a ver en un vídeo de gimnasia como el de Jane Fonda, ni nada. Sólo digo, sin embargo, que si sólo – cada uno de nosotros – si todos simplemente hiciéramos un par de cosas para cuidarnos mejor, podemos evitar este demencial sistema de salud. ¿Y sabes qué? Pienso que también es mejor para el planeta. De nuevo, consumimos tantas cosas en demasía como estadounidenses, y todo lo que necesitamos es pensar un poco en la forma cómo nos comportamos. Así que – y lo digo por mi propia persona, comienza conmigo.

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens
__________________________________________________________________
DEMOCRACY NOW
http://www.democracynow.org/article.pl?sid=07/06/18/1326235&tid=25

ALTERCOM
http://www.altercom.org

REBELIÓN
http://www.rebelion.org

 

KillerCoke: The Victoria Coke Boycott

The BOYCOTT COKE campaign in Victoria is focused on all products made by this global giant; including: Coca-Cola, Dasani, Powerade, Fresca, Sprite, Squirt, Evian, Fanta, Minute Maid, Five Alive, Hi-C and many more.

Murder - It's the Real Thing

COKE is a major human rights violator

Coke murders workers. The struggle to unionize workers at a Coca-Cola bottling facility in Carepa, Colombia has resulted in the murder and torture of seven trade union leaders at Coke bottling plants Workers have been threatened and fired for their union support. COKE uses sugar from plantations in El Salvador that use child labour. Children as young as nine years old work nine hours a day in the sun wielding machetes.

COKE supports War

COKE is one of the main contributors to Bush, his campaign expenses and his war policies.

COKE Is Unhealthy

Every can of COKE contains 8-10 teaspoons of sugar or synthetic sweeteners linked to cancer, allergies and brain disorders. Cola is the major beverage of many Canadians and a factor in increasing child obesity. Coke says it will withdraw its cola from machines in schools and only sell its water and other drink products. Other drinks also contain sugar and products from non-fair trade, chemically treated agriculture.

COKE Steals Water.

In India Coke has bought the groundwater and forbids local people from using their wells. In other places, Coke has drained the ground water dry. Coke is polluted with pesticides in one region of India. Bottled water makes the most profits of any Coke product Do you know the last time Coke or Dasani water were independently tested here?

Coke depletes resources and creates waste

Billions of plastic containers are made and dumped every year around the world, discarded after one use, a waste of energy, petroleum and space. Aluminium cans also waste energy.

WE CAN ALL ACT!

Turn on your tap, drink fair trade tea and coffee and locally made juice. Carry your water in a reusable container. You will be healthier and richer and you will be performing a political action! It’s a lot easier than being shot for your principles.

The Victoria BOYCOTT COKE CAMPAIGN works to have Coca-Cola machines removed from schools, public city facilities and health institutions.

JOIN US! For information contact: http://www.vipirg.ca/events/past_events/reports/0606_boycott_workshop.pdf