Breaking the blockade in the Gaza Ghetto

Report from the Freedom Gaza Fleet by Kevin Neish [page 1]

Report and Analysis CANPAL NET by Mordecai Breimberg [page 2]

Return to Palestine by Theresa Wolfwood [page 3]

 

 

from     K Neish
date     Wed, May 26, 2010 at 12:48 PM
subject   Bye for now

Hello Friends,

My ship the Challenger II leaves tomorrow morning at 7am so…………this will be the last email until I get set up in Gaza.  We should arrive at the Gaza water border mid day Friday (10 hours earlier for you folks).
You can supposedly watch everything unfold in real time video at witnessgaza.com.  I’m told the freegaza.org website has crashed due to heavy use.

At this late date I think it’s fairly safe to let you know I’ve been tasked with defending a crew of journalists on the top deck of our cruiser.  Since the Israeli military always trys to seize the media first to destroy evidence, my job is to non violently get in the way of the Israeli commandos in a narrow passageway for about 30 seconds so the journalists can up load their reports.  It should be interesting to say the least.  I guess all my young years spent playing rugby and football are going to come in handy, IE: being able take a hard hit and keep standing and not lose my temper, but this time there’s no referees.

I don’t think the Israeli’s are going to attack us as the bad press coming from this would be enormous, but everyone is ready for them.
Retired US Army Col. Ann Wright is on our ship, so I can’t imagine what the Israelis are going to do with her.  There are also retired US ambassadors and European government officials and various VIPs on all the boats.

Well as usual I need my beauty sleep so goodnight for now.  If the camera is on me I’ll try to wave.
Kevin

If on earth there breathes a slave, are ye truly free and brave?

 

 

STRONG WOMEN OF LATIN AMERICA

Stories and photos by Theresa Wolfwood
I have been fortunate to meet and hear three strong Latin American women speak about their struggles; of course, they mean not their individual problems, but the struggles of women and everyone working for justice in their region. Behind every successful social and political transformation are hundreds of determined women, connected and committed to their work. And if there is anywhere in the world we can look for inspiration and example for our much needed social change, it is Latin America.

Esperanza Luzbet, Cuba

“TENTS NOT GUNS”
On March 8, International Women’s Day, Esperanza Luzbert of Cuba was in Victoria to speak about the role of women in Haiti after the earthquake.  Haitian women, angered because they wanted shelter for their families, not the military takeover of their neighbourhoods, marched on Feb, 7 to the UN headquarters (formerly Haiti’s only medical school during the Aristide government.) Although many foreigners were entering, 500 Haitian women were not allowed in with their signs, “Tents, not Guns”.
The UN only deals with governments and worldwide it is frightened of popular movements and will not recognize them – even when as in the case of Haiti, they were the main structure of self-government.  The women demonstrated again on March 8 and called for self-determination for Haiti as well and were driven back by police. Women are the backbone of the Haitian economy; 80% of the informal market is run by women, they are the leaders in most community organizations and when camps were set up for the homeless after the earthquake, women formed the organizing committees.
Meanwhile as international agencies scrambled for a piece of the action, Cuban medical teams were already working in Haiti with 400 doctors, mainly women, and other medical personnel along with Haitian doctors who had been trained in Cuba. Very quickly field hospitals were set up and thousands of injured Haitians were treated in the first 72 hours after the quake. But Esperanza said that Cuban medical aid, accepted and appreciated by Haitians, was not a short term effort. She spoke about Cuban medical assistance in the treatment and prevention of infectious diseases and much needed help in sanitation. Cuba also has a special emergency medical brigade – ready to go on short notice that augmented the teams already present in Haiti. Cuba has developed special mosquito and rat control procedures (they offered them and emergency aid to the USA after New Orleans flooded, but were refused).  Cuban medical teams will work on long term effects, particularly on traumatized children and Esperanza said Cuba was setting up programmes for rehabilitation for children and others emotionally damaged by the earthquake’s effect on family and community life.
Cuba women are not only prominent in medical professions with 55% of doctors being women. Cuba has an infant mortality rate of 4.7 per 1000 live births. Women have total freedom of choice, abortion is free and family planning is universally available for women and men. Women comprise more than half of university students and professors.  43% of Members of Parliament are women; there are 7 women cabinet ministers (28%of total). Enjoying the free, universal access to education offered in Cuba, Esperanza studied English at university and has worked in the Cuba embassy in Ottawa.
She called on us to pressure the USA to free the Cuban 5. These Cuban men were in the USA and infiltrated an extreme rightwing anti-Cuban terrorist group. They were incarcerated and given long and harsh sentences.  Known murderers and criminals who bombed a Havana hotel and killed a Canadian are walking free in Miami.
Esperanza ended her talk with a quote from Jose Marti, the Cuban independence hero: No policy is successful without the participation of women.

AGRICULTURE AND FOOD SECURITY IN EL SALVADOR
FMLN Member of Parliament, Lourdes Palacio, was a combatant who took advantage of the opportunity to go to university at end of El Salvador’s civil war in 1992. She studied economics and joined a local NGO, working on development projects in rural areas.
Agriculture is her passion; food security is her goal. Lourdes says that, even in a small densely populated country, there is much good land which is not being used and that El Salvador imports much of its food.
That a Canadian mining company has drained the water table and caused major drought and toxicity problems for farmers during its exploratory drilling is an important issue close to Lourdes’ heart and her political work as a member of the Salvadorian parliament’s Commissions on health & natural resources and on agriculture & economics.
On its corporate website this company says, “Pacific Rim is an environmentally and socially responsible exploration company focused exclusively on high grade, environmentally clean gold deposits in the Americas. Pacific Rim’s primary asset and focus of its growth strategy is the high grade, vein-hosted El Dorado gold project in El Salvador… “.  But that is not the whole story; the present water scarcity and pollution, the eventual release of poisonous arsenic from the ore, and the prospect of cyanide use in processing if the mine does go into operation and the very real possibility of contaminating the drinking water of two million people mean even greater environmental danger; the lack of acknowledgement of these problems is hardly ’environmentally and socially responsible’.
Local community groups organized to oppose Pacific Rim’s permit when they learned of the potential danger of gold mining even though there was no community consultation about the mining exploration; as a result the Government of El Salvador cancelled this permit. Pacific Rim is now suing the Salvadorian government under CAFTA through its USA subsidiary for more than $80 million. Since Pacific Rim started its exploration in Cabañas violence and fear have spread terror in this small farming region.  Radio stations and priests voicing concern about the mining have been threatened and community activists have been murdered, the latest, in December 2009, was a pregnant woman.
A private member’s bill about responsibility of Canadian companies abroad may still be heard in parliament; write to Liberal MP Bob Rae to show your support for Bill C-300. We are asked to contact Pacific Rim and ask it to cease its Salvadorian operation and its CAFTA case: Catherine McLeod-Seltzer, Chair, and Thomas C. Shrake, President & CEO, Pacific Rim Mining Corp, 410 – 625 Howe St. Vancouver, V6C 2T6, BC. Lourdes also asks Canadians to call on the Salvadorian Attorney-General, Romeo Benjamin Barahona Melendez, to initiate a full public enquiry into the deaths of community leaders and threats against others who oppose Pacific Rim’s activities. For addresses call the El Salvador embassy in Ottawa at 613 238-2939.
Lourdes encouraged Canadians to support anti-mining community organizations in Cabañas with letters, donations and other actions. Contact: fmlnvictoria(at)yahoo.com for addresses and details.
Pacific Rim’s property is one of many that foreign companies are eyeing greedily a gold belt that extends through El Salvador, Nicaragua, Guatemala, Costa Rica and Honduras. The USA has built a new highway across El Salvador, providing access to this gold belt. Canadian mining companies are active in the whole region; many observers believe that Canada’s foreign poli
cy in Latin America is dictated by mining companies. Canada did nothing to restore democracy and the overthrown President in Honduras – Canadian companies are busy there. The present price of gold is about $1150/troy ounce; the production cost, particularly in the majority world is less than one-half that price; no wonder our government serves our lucrative corporate interests.
Lourdes believes the first priority of her government is to reactivate the agricultural sector and to restore food security to her country. Small farmers have benefitted from some land distribution and are now getting assistance for seeds, tools etc. Unfortunately the last government changed the Seed Act an allowed GMO seeds to be used; this government is trying to reverse that and is working on a long term plan for agricultural development
Lourdes is one of many women who participate in public life in El Salvador; the mayor of Apopa (a large city outside San Salvador) is a young doctor and the last mayor of San Salvador was a combatant who became a physician; both turned to politics to work for healthcare for Salvadorians. Women are prominent in professions and definitely conspicuous in small business and the informal economy. So many men were killed in the civil war or have left for economic reasons, that many women are sole heads of families as well.
A quiet, determined woman with a mission to protect the health and environment of Salvadorians and to secure food and water for all, Lourdes reminds me of the poem by Blanca Mirna Benavides, “…you devour distances/carrying the future/on your back.”

FREE LILIANY OBANDO
Liliany Obando visited Victoria in 2004 and 2006 to meet with activists and trade unions about human rights violations in Colombia where activists and peasant leaders disappear at an alarming rate. Sometimes tortured bodies appear; other times the disappearance is permanent. She knew her name was on the list because her work involved investigating these crimes against peasant leaders of FENESGRO, the largest Colombian farmers’ union.
In August 2008 she was arrested and jailed in a high security prison for women political activists. After a year she was charged with ‘Rebellion’ and ‘Raising funds for terrorism’. While she was in Canada; she was collecting funds for her union’s work. The trial drags on with little evidence being produced.
Victorian Kevin Neish has been to Colombia several times as an observer for her trial that finally began in December 2009 and as a protective witness for her children and mother.
He writes about Liliany as“a young child in Pasto, she once came upon a policeman rousting a peasant women selling fruit, off the sidewalk.  Liliany ran into the street to collect and return the women’s fruit, which the policeman simply threw back out.  Then, to the horror of her mother and sister, Liliany gathered up the fruit and pelted the policeman with them!  The little girl was roughly “arrested” and taken to the station where she was scolded, threatened and eventually released, in the hope of teaching her a lesson.  The “lesson” little Liliany appeared to have learned that day was that the road to justice was through struggle”. 

Kevin also says,” Liliany is just one of 7200 political prisoners held in horrendous prisons all across Colombia, many without charges.  When I first met Liliany in Buen Pastor Prison in September 09, I immediately expressed my sadness at her situation.  She rebuked me.  “Kevin this is just another front in the struggle.” … Liliany has organized the prisoners to communally resist the oppression of the prison.  Funds donated to her from Canada turn into food, cosmetics, craft supplies and clothing for other prisoners.  Fiestas are organized for International Women’s day and other political celebrations.  During my visits with her, other prisoners would regularly interrupt us to ask Liliany questions and take her away to impromptu meetings.  It turns out she is treated as a sort of mediator among the prisoners.  Like so many countries, Colombian prisoners have legal rights, but only on paper, but Liliany and her fellow prisoners have been forcing the authorities to actually respect these prisoners’ “paper” rights.”

Liliany has a copy of the Criminal Code of Colombia and uses it to educate all the prisoners in Buen Pastor about their legal rights. She receives many international visitors because of her work with FENESGRO and makes sure that they learn the situation of all the women in prison with her.

Because of her committed activism in the jail Kevin reports that,” the prison authorities have deemed Liliany a “problem prisoner” and want to transfer her to the notorious “La Tramacua” prison in the extremely hot dry North, beyond the reach of her family and visiting foreigners, and this is regardless of the fact that she has yet to be convicted of anything.”

As are many Canadians, I am concerned that Canada wants to sign a Free Trade Agreement with Colombia and our politicians actually say this will improve the lack of human rights in Colombia. Canada signed a Free Trade Agreement with Israel in 1997; human rights there have worsened not improved; there is no evidence anywhere that Free Trade improves Human Rights. Colombia has the world’s high rate of assassination and disappearance of human rights & labour activists and of investigative journalists.

Liliany and her companions need our support: check: www.freeliliany.net for ideas. Locally more information is available at: www.victoriacasc.org with video interviews and news reports on her trial.  Liliany speaks English, she can receive short phone calls and mail: contact Kevin: neish@victoria.tc(dot)ca for details. For more information see bbcf.ca homepage as well.

Write and demand Liliany Patricia Obando Villota be released, have all charges withdrawn, and be treated as a democratic citizen, to:  His Excellency Jaime Giron Duarte, Ambassador of Colombia to Canada, 1002 – 360 Albert St. Ottawa, ON, K1R 7X7.  Liliany is steadfast on her dangerous journey on the road for justice; there is no danger for us in solidarity work to support freedom for Liliany and human rights for all Colombians. La lucha continua!

——————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————


 

 

50 reasons to buy Fair Trade Coffee

Miles Litvinoff and John Madeley. 50 Reasons to Buy Fair Trade 2007 Pluto Press. UK

The mainstream trading system is failing the poor. Fair Trade offers partnership in place of exploitation.”

Theresa Wolfwood

Beyond the general response when people ask why one should support fair trade – something that I usually sum up as a better life for producers and an opportunity for consumers to challenge the bottom line mentality of ruthless global corporations, this useful volume offers some very specific reasons and specific details of more general reasons.

Fair Trade has been growing spectacularly in both quantity and variety of goods available. Coffee is always the first product that comes to mind – it is the success story that inspires more products and producers to go Fair Trade. Yet even that has its doubters & when big multinational start saying ‘part’ of their sales will be Fair Trade, we need to doubt (and not buy their products for many other reasons as well).

A friend of mine credited in this book who works in a solidarity organization had her doubts, even though the organization runs a Fair Trade shop; then she was invited to Nicaragua to see a community producing fair trade coffee. It was about 8 years ago when world coffee prices took a drastic dive. She saw the community flourishing on their guaranteed sales and enjoying the facilities that part of the sales funds – schools, clinics, water access etc. She saw that people had time and resources to grow their own food crops as well. On the road from Managua to the Fair Trade community she also saw hundreds of desperate workers, laid off & evicted from coffee plantations, trying to get into Managua to find work and some way to feed their families. The contrast convinced her and she returned to the UK a strong supporter of Fair Trade.

Fair Trade coffee producers of Nicaragua are proud of their product and the respect it garners them. For them to convert to organic was easier because they are offered training and, because of the premium price, they can practice environmental conservation. One coffee producer is quoted in the book as saying when she was asked about Fair Trade, “Buy our coffee because it is the best quality, not because we are poor farmers.” I agree. For 20 years I have been drinking Fair Trade coffee from Omotepe Island in Lake Nicaragua, now marketed as Cafe Simpatico by Victoria’s Central America Support Committee. Simply the best.

Now widely available in Canada, even in supermarkets, are Camino cocoa products; cocoa powder, hot chocolate mix, chocolate chips for baking and an amazing variety of chocolate bars. The bars are cleverly wrapped so that the story of the cooperative in the Dominican Republic where the cocoa trees grow is on the inside of every bar. If you need more persuasion, read the story (BITTER CHOCOLATE: Investigating the dark side of the world’s most seductive sweet by Carol Off) of the child slave trade and worker exploitation on plantations in West Africa which provides most of the world’s cocoa.

“Chemical pesticides poison 20,000 people a year and have been linked to Alzheimer’s disease.”

Fair Trade encourages organic production and helps farmers reduce and stop the use of dangerous chemical herbicides and pesticides. The workers on plantations know their health hazards and even asked one journalist, “Aren’t you afraid to eat our cocoa? Workers and consumers both benefit from organic production.

Products sold as ‘Organic’ in our stores may have health advantages, but there is no guarantee that the workers producing the goods are paid or treated fairly. Only ‘Fair Trade’ ensures that.

This book also documents products we seldom think about – such as cotton and carpets. Yet cotton production uses more pesticides than any other crop. Cotton’s fluctuating prices (helped by subsidized crops from the EU) and increasing expenses drive many Indian cotton farmers to suicide every year. Fair Trade guarantees a fixed price and support on many levels so small farmers don’t feel isolated and powerless. Think of that when you buy your next cheap T-shirt.

In Germany in 1990 the campaign for fairly produced carpets gave birth to Rugmark. This certification ensures – through unannounced inspections and checks- that rugs are made by fairly paid adults or families whose children may work an hour or two after school. Part of the sale price returns to fund education and other community projects.

The fifty reasons are too many to list here – read the book and be inspired to help Fair Trade develop in your community. At the same time you will be helping save the environment, improving the health of many workers and consumers, protecting diversity and serving notice to big corporations that there is a powerful alternative to bottom line economics. We can all be an active part of a positive and successful transformation that is sweeping the world: Fair Trade.

 

Theresa Wolfwood's Book Review

Theresa Wolfwood [top left], is the director of The Barnard-Boecker Centre Foundation.. To read more book reviews and articles see. www.bbcf.ca

Off, Carol. BITTER CHOCOLATE: Investigating the dark side of the world’s most seductive sweet. 2006. Random House. Canada.

Review by Theresa Wolfwood

  “…wafers of warm bliss give moments of ecstatic oblivion to all who tastebut this pleasure has no history …” from a poem by T. Wolfwood

  Carol Off, a Canadian journalist, sets off into the jungle of West Africa in search of the truth about Cote d”Ivoire’s most precious commodity, cocoa. She reached a poor remote village where the tired and weary people have no school, no clinic, no electricity or phones. She says they grow “the food of the gods”, but live a long way from paradise.  They grow cocoa, sell it to buyers, but have no concept of what happens to it or where it goes when the raw product leaves their community. When chocolate bars are explained to the children of the village they do not grasp the idea that children here eat chocolate bars frequently.

She writes, “…the children who struggle to produce the small delights of life in the world I come from have never known such pleasure, and most likely, never will. It’s a measure of the separation in our worlds, a distance now so staggeringly vast…the distance between the hand that picks the cocoa and the hand that reaches for the chocolate bar.”

The misery and slavery –yes, slavery – of today’s cocoa producers, including thousands of children, is the present result of centuries of injustice. Off describes in Bitter Chocolate the horrific history of the production of cocoa and its sweet offspring, chocolate, that our privileged world loves so much. 

 

When Cortes invaded what is now Mexico he found the elite of Montezuma court   and army drinking a miraculous liquid that nourished and strengthened leaders and soldiers. He took it cocoa, a commodity so precious that it was used in the conquered lands as currency, to Spain from where is spread in popularity across Europe. Thus began our society’s participation in the more than 500 years of exploitation, colonialism and slavery that continues to this day so that millions of the privileged can enjoy chocolate in all its forms. From the plantations of indigenous people the trade expanded so that slaves were imported from Africa to the new colonies  Cortes started the cocoa rush            to produce both sugar and cocoa.  Meanwhile improvements and additives made the popularity of the new drink spread throughout Europe – from the royalty down to any who could afford it. Cocoa became a beverage imbued with health, sexual and sensuous pleasures.  By the 1700s Van Houten, a Dutch inventor, had created cocoa powder and the Fry enterprise in England invented the modern chocolate bar. 

The Fry’s were Quakers and soon other Quakers, Cadbury’s and Rowntree’s, were in the chocolate business (a nice alternative to the arms trade) and they all had sense of social responsibility to their workers. They pioneered social benefits, housing and good working conditions for their English employees (as did Hershey later in the USA); but their morality did not extend to the workers who produced the cocoa who “had hardly any control over their destinies and lived and died as slaves”. By then cocoa production had been established in Africa with a ready source of labour in European colonies. Journalists began to track the story, a task which continues to the present as chocolate grown with slave and child labour is still promoted as a symbol of love, luxury, religion and even health. New empires were created on cocoa by Hershey, Nestles and Mars. It just keeps growing (and so do profits) to fill our endless desire for this pleasure.

 It seem like such a cosy and warm feeling thing to do – give a lover a box of chocolates, make a cup of cocoa for a sick a child, take chocolate chip cookies to a party. But as Susan Hawthorne says in Wild Politics, Disconnection is critical for a system based on profit.  And profit is what contemporary trade and food production is all about.  We enjoy these small luxuries (and expensive ones, like diamonds) without any connection to the workers who make our pleasure possible.  Off makes the connections for us without mercy for our sensitivities, driven by her experiences in West Africa where she followed other journalists who were murdered because they sought the truth. Organizations dedicated to human rights and relief also feel the pressure, many pack up and leave countries when their work and workers are threatened.

  Today the Ivory Coast still produces more cocoa than any ot
her country but no nation controls the production or price of the raw cocoa it exports. Slave child labour is still used, no supposed agreements and commitments to end this practice has worked, because there is not proper monitoring and as Off learned, trying to reveal the truth is dangerous. We are talking big business here; marketing is controlled by the notorious Cargill and the lesser known Archer Daniels Midland – both secretive and powerful in many agricultural commodities. Cocoa, like diamonds, is a useful currency for the arms that the minority world industry and governments are happy to peddle in the majority world to dictators who have no desire to upset this trade by creating justice for peasants and labourers.
 
 

 

Several issues  become very clear as one reads Bitter Chocolate; issues that stay with the reader, issues firmly based in the documentation Off provides. First of all, we in the minority world seem to believe we have a divine right to cheap food and other commodities, but especially food. We rarely connect the price of food to the conditions of farms, including the rapidly disappearing Canadian family farm. Another issue is the much         Photo: the temptations at every cashier in Canada 

touted “free trade” we are supposed to enjoy. The powerful nations, corporations and institutions like the IMF, which inflict trade liberalization on small, poor, countries that produce raw materials, all support the subsidies and protection that big farmers in the USA and European Union enjoy (and then there is British Columbia, a global exporter of raw logs and always being manipulated by USA softwood lumber interests).

This book does a good job of explaining the advantages and problems of Fair Trade using a project in Belize as an example. Here Mayan farmers have gone back to traditional varieties of cocoa trees that do not need chemical inputs. The farmers get a guaranteed price for their production; they and their communities prosper. In order to assure European consumers of the trustworthiness of fair trade, the cost and administrative work is very high for farmers. A Canadian manager tells us that the bureaucratic demands will be difficult to sustain, these costs present real problems, particularly for small producers who want to have the security of fair trade. The need of veracity and the limited capacity of small farmers have to be addressed and reconciled if we want to support community based Fair Trade.

 One company that Off does not mention is Camino, the cocoa brand that I use; it is widely available in supermarkets as well as specialty shops. Based in Ontario, Camino products come from La Siembra growers in the Dominican Republic. Since 1999, La Siembra has increased its sales as the first organization to import, manufacture and distribute fair trade certified organic cocoa products in North America. La Siembra’s Cocoa Camino products include cocoa, chocolate bars and chocolate chips. See: www.lasiembra.com   It is a sobering incentive to buy Fair Trade when we know that the producer of coca gets barely 5% of the profit of this finished retail product.

 So it is possible to enjoy cocoa products that mean better lives, health and working environment for whole communities. So far only a few thousands of the 14 million cocoa works worldwide enjoy this opportunity, in Belize and Dominican Republic as well as those on cooperatives in Ghana, but the Fair Trade of cocoa products is growing rapidly and cocoa sales are approaching those of Fair trade coffee.  .

Fair Trade is the immediate answer for privileged consumers but we also need to work on the dismantling of unfair trade regulations and the appalling power of corporate buyers who can make or break producers, whole countries, at will. We have to respect food and be willing to pay those who produce it. Bitter Chocolate is a real eye-opener and expose of a filthy oppressive trade system. I recommend we follow up Off’s references and incorporate the issues she illustrates with action.

 ************************************************************

 Canadians involved in the Co-op movement can initiate action here like this: the UK Co-operative 2,400 supermarket chain sources all cocoa for its own brand of chocolate bars from the Ghanaian Kuapa Kokoo farmers.

 The words and faces of cocoa producers that benefit from Fair Trade will melt your heart faster than chocolate in your mouth and will convince anyone to use Fair Trade.

 A good book to read as a companion to this book is The Bittersweet World of Chocolate by Troth Wells & Nikki van der Gaag of the New Internationalist Publications. It has wonderful recipes interspersed with interesting information about cocoa and Fair trade as well as references and action data.

 

Fair Trade Coffee

 We roast Cafe Simpatico as it is ordered to maintain the utmost freshness possible.

PHONE ORDERS:Gerd Weih (250) 595-7519, [250] 477-0941 Or E-mail: barbara_hay@shaw.ca

The site http://www.coop-cdc.com features the coffee co-op on Ometepe Island, its production, and a profile of its thriving hostelling industry, ~ follow the links to the photo section!!

A LITTLE HISTORY
In 1988 when the World Bank was dictating to Nicaragua how they should comply, the coffee co-operatives had much difficulty getting loans to keep them operational.
A visit to a coffee co-operative on Ometepe Island, in the centre of Lake Nicaragua, started the best friendship possible.

A donation was given at that time and a commitment made by O.G.I.F.A. and B.O.I.S.A.  http://www.boisa.org to buy their harvest annualy. Since that time, raw coffee beans have been shipped north in massive containers to satisfy the cravings of North American coffee drinkers. CASC joined Bainbridge and OGIFA, to partner widening the market and increase Solidarity with this struggling country.
Besides buying directly from the local growers at a fair price, this money flows back into Nicaragua to assist them in many projects to improve the quality of life for the people there.

This organic arabica coffee is grown on Ometepe Island on Lake Nicaragua In Central America.
Home to over 30,000 people, The Island covers about 100 square miles and joins two volcanoes at their base by a narrow isthmus. < http://www.coop-cdc.com >

Thirty families are supported by this cooperative.

Many thanks to our supplier , Ometepe Gulf Islands Friendship Association. It is a charitable, non-profit, non-political, non- religious association run solely by volunteers.

Serious Coffee Roasters in Duncan store and roast the green beans as they are ordered to ensure the freshest possible product.  Our thanks and appreciation to them < http://www.seriouscoffee.com >We also thanks our friends at HOST VICTORIA http://host-victoria.org/hostsite/index.php for their continuos support and friendliness

 

 

 

 

 

Past Café Simpaticos

THE LAST CAFE – of the 2007 season that is! Cafe Simpatico is closed until September after this last gala event.

THANKS TO TERRY, BARBARA, ANDREE, JAN, DEIRDRE AND ALL WHO ATTENDED AND HELPED TO MAKE THIS EVENT A GREAT PARTY!

img height=”533″ hspace=”0″ src=”/images/stories/IMG_4281.JPG” width=”400″ border=”0″ />

 

 

PAST EVENTS

Oaxaca Activists in Victoria

Palestinian acivist speaking in Victora

 

Comandante William Izarra recent visit to Victoria

Eva Golinger in Victoria

 

 

Se Habla Español

Con estas palabras sabias Fray Ruiz de Leon, poeta y prosista [1527 – 1591] reanudo su clase en la Universidad de Salamanca, despues de haber sufrido una interrupcion de años debido a la persecusion y encarcelamiento de la cual fue objeto por parte de la la Santa Inquisicion.

Desde siempre los “herejes” han padecido las penas del infierno [en la Tierra} por desafiar al poderoso y a las ideas dominantes. Sin embargo la herejia original, mas temprano que tarde, termino siendo el vox populi y su adopcion llego a tener caracter universal transformando al hereje en profeta y visionario.

BIENVENIDOS HEREJES!!, BIENVENIDOS TRANSGESORES DEL STATUS QUO!!! HEREJES DEL MUNDO: UNIOS…NADA TENEIS QUE PERDER: SOLO  LA IGNORANCIA

MICHAEL MOORE HABLA SOBRE ‘SICKO’, SU VIAJE A CUBA Y EL SISTEMA DE SALUD ESTADOUNIDENSE

Amy Goodman/Michael Moore
Democracy Now!

Una hora con Michael Moore sobre “SiCKO”, su viaje a Cuba con trabajadores de rescate del 11-S, la eliminación de compañías privadas de atención sanitaria y los lazos de Clinton con compañías de seguros: “Están metidas en sus bolsillos y ella en los de las aseguradoras.”

El cineasta galardonado con el Oscar, Michael Moore se reúne con Democracy Now! antes del estreno de su nueva película “SiCKO.” La cinta es una ferviente acusación contra el sistema de salud de EE.UU. No se concentra en los más de 40 millones que no tienen previsión sanitaria, sino en los 250 millones que la tienen – muchos de los cuales son abandonados precisamente por el servicio de salud por el que han pagado durante décadas. “Los dejan hacer lo que les da gana,” dijo Moore hablando de las compañías de seguros sanitarios. “Cobran lo que quieren. No hay control gubernamental, y francamente no arreglaremos nuestro sistema hasta que eliminemos esas compañías privadas de seguro.”

TRASCRIPCIÓN NO EDITADA

AMY GOODMAN: Michael Moore entró en acción. El miércoles, el cineasta ganador del Oscar testificará en el Congreso. Luego va a Nuevo Hampshire para cuestionar a los candidatos presidenciales – demócratas y republicanos – en cuanto al sistema de previsión sanitaria de la nación.

¡Oh!, y su último documental, “SiCKO,” va a ser estrenado esta semana en miles de cines. La película es una ferviente acusación contra el sistema de salud de EE.UU. No se concentra en los más de 40 millones que no tienen previsión sanitaria, sino en los 250 millones que la tienen – muchos de los cuales son abandonados precisamente por el servicio sanitario por el que han pagado durante décadas.

Ayer me senté junto con Michael Moore en el Tribeca Cinema aquí en Nueva York, después de una proyección preliminar para los trabajadores del 11-S que se enfermaron después de trabajar en el entorno tóxico de Campo Cero. Luego realizó un evento de recolección de fondos para el Centro por la Justicia y la Democracia, un grupo de reforma de injusticias. Comencé preguntándole lo que le inspiró a hacer la película.

MICHAEL MOORE: Bueno, en realidad – tuve un programa en la televisión en los años noventa llamado “TV Nation,” y un día simplemente pensé que sería interesante realizar una competencia. Así que enviamos camarógrafos a una sala de primeros auxilios en Fort Lauderdale, otro equipo a una en Toronto, y otro a una en La Habana. Y cada equipo debía esperar hasta que alguien llegara con un brazo o una pierna quebrada. Y entonces iban a seguir a esa persona a través del sistema y ver la calidad del cuidado, con qué rapidez se realizaba y lo económico que era. Y convencí a Bob Costas y a Ahmad Rashad, locutores de programas deportivos, para que realizaran la descripción de lo que pasaba en el instante, lo que llamamos, la Olimpíada de la Salud. Y así, fue una carrera entre EE.UU., Canadá y Cuba. Y para decirlo con pocas palabras, Cuba ganó. Tuvieron la atención más rápida, el mejor cuidado, y no costó nada.

Esa semana entregamos el show a NBC, y recibimos un llamado del censor. No lo llaman “el censor,” lo llaman Estándares y Prácticas. Y así, esa mujer nos llama. Es la jefa de Estándares y Prácticas – la doctora Algo. No me acuerdo – realmente decía doctora antes de su nombre, pero no me acuerdo de su apellido. Pero ella llama, y me dice: “Mike, Cuba no puede ganar.” Yo digo: “¿Qué?” “Cuba no puede ganar.” “Bueno, ellos ganaron. ¿Qué quiere decir conque no pueden ganar? Ellos ganaron.” “No, no podemos decir eso en NBC. No podemos decir que Cuba ganó.” “Bueno, sí ¡pero ellos ganaron! Aseguraron la atención más rápida. Fueron los más baratos. Y el paciente quedó contento, y le arreglaron el hueso.” “No, eso va contra nuestras regulaciones.” Yo le dije: “¡Oh!, bueno, no lo voy a cambiar.”

Bueno, lo cambiaron. Lo cambiaron. Dos días después, cuando lo transmitieron, lo cambiaron para que Canadá ganara. Y Canadá no ganó. Canadá casi ganó, pero cobraron al sujeto 15 dólares por unas muletas a la salida. Así que hasta hoy me fastidia que cualquiera que haya visto ese episodio, sabes, donde decía: “y Canadá ganó la Olimpíada de la Salud,” y en realidad fue Cuba, pero eso no se podía decir en NBC, porque sólo Dios sabe lo que podría ocurrir.

Así, en todo caso, entonces me puse a pensar por primera vez en ese tema, y luego cuando tuve mi próximo show, “The Awful Truth” [La terrible verdad], seguimos a un tipo que tenía seguro de salud, pero su compañía de seguro sanitario no aprobó la operación que necesitaba, que podía salvar su vida. Así que llevamos al individuo a la central de Humana, la HMO [Organización de Mantenimiento de la Salud) en Louisville, Kentucky; lo llevé allí a ver a los ejecutivos. Nos pusieron de patitas en la calle. Así que salimos al césped y celebramos el funeral del hombre, con él presente. Llevamos a un cura, y un ataúd y portadores del féretro, con gaitas y, ya sabes, “Sublime Gracia” y todo el aparato. Y los ejecutivos lo miraban desde el piso superior y se horrorizaron que fuera a ser transmitido por la televisión nacional. Tres días después, llamaron y le dijeron al tipo: “Vamos a aprobar la operación.” Y el hombre sigue vivo.

Y yo pensé en aquel entonces, vaya, sabes, cosa de diez minutos, y salvamos la vida de un tipo; ¿qué podríamos alcanzar si lo hiciéramos en una película de dos horas? Y así, fue como la génesis de esto, aunque la película no terminó por ser una serie de historias sobre, sabes, salvar vidas individuales, porque a medida que me metía en esto, me di cuenta de que existe una historia mucho, sabes, mucho más grande que hablar del sistema en sí.

AMY GOODMAN: Bueno, cuéntanos de los trabajadores del 11-S y cómo te involucraste con toda esa gente que se enfermó. Acabamos de salir de una de las primeras proyecciones antes del estreno de la película, con trabajadores del 11-S que están enfermos.

MICHAEL MOORE: Exactamente. Bueno, como sabes, aquellos de nosotros que en Nueva York, donde desde el 11-S, muchos de esos trabajadores que acudieron corriendo a ayudar el 11-S que no eran empleados de la ciudad ni del Estado, que eran simplemente voluntarios – quiero decir, algunos cruzaron desde Nueva Jersey y vinieron y ayudaron… Eran tal vez bomberos voluntarios de Nueva Jersey, algunos eran voluntarios de EMT [medicina de emergencia], y fueron a ayudar. Algunos se quedaron durante meses en el esfuerzo de recuperación. Y los afectaron todas esas enfermedades, enfermedades respiratorias y cosas semejantes, de respirar, de todo, sabes – mientras la EPA [Agencia Estadounidense de Protección Ambiental] decía, Giuliani decía, todo va bien. Sabes: vayan y respiren tranquilos. En realidad, como
sabemos ahora, fue muy tóxico allí. Y cientos, tal vez incluso miles, han sufrido como resultado de la toxicidad en el aire de entonces.

Y luego, para descubrir que nuestro propio gobierno y todos esos fondos del 11-S no suministran ninguna ayuda para esos voluntarios, porque no eran empleados de la ciudad. Así han estado sufriendo todas esas enfermedades – y algunos de ellos sin ver siquiera a un médico o no pueden permitirse las operaciones o las cosas que necesitan, las medicinas que necesitan, porque no tienen seguro médico. Y ahora no pueden trabajar, así que están discapacitados, y tienen que pasar por toda un papeleo para tratar de conseguir Medicaid [un programa que brinda atención médica a algunos individuos y familias con ingresos y recursos escasos]. Es sólo – quiero decir, da pena ver que los hagan pasar por un trámite tras el otro. Y así, llegamos a conocer a algunos.

Y al mismo tiempo, vi ese asunto en C-SPAN [cadena de cable que transmite los eventos del Congreso, la Casa Blanca y otras agencias federales], cuando el senador Frist fue a Guantánamo, porque querían mostrar cómo, sabes, damos buen cuidado a los detenidos, sabes, que todos reciben un tratamiento de prisioneros de la mejor categoría. Y una de las cosas sobre las que quería decir algo – Mr. Frist – era lo buena que era la atención sanitaria –

AMY GOODMAN: El doctor Frist.

MICHAEL MOORE: Sí, perdóname, el doctor Frist. Un doctor más. Entonces presentó esa lista, sabes – están todos los colonoscopios que hemos estado haciendo, sabes. Y, por cierto, lo primero que pensé cuando escuché eso, pensé: “¿colonoscopios? Mira, la mayor parte de esos detenidos tienen veinte o treinta años. Sabes, realmente – no necesitas que te hagan un colonoscopio hasta que tengas cincuenta.” Así que esa debería haber sido una primera clave de que algo iba mal en Guantánamo. Pero él tiene toda esa lista, Amy, de cuántas limpiezas de dientes les han hecho a los detenidos, cuántos empastes de las raíces. Dan consejos de nutrición.

AMY GOODMAN: ¿Hablan de la alimentación forzada de prisioneros en huelga de hambre?

MICHAEL MOORE: Sí, bueno, por cierto. Es lo que llaman “consejos de nutrición.” Y así, lo convirtió en parte de esa gran cosa, sabes, sobre el maravilloso trato que reciben allí, y que no nos debiéramos preocupar para nada por ellos. Bueno por cierto, una ironía se suma a la otra, sabes. Y pensé, bueno, aquí tenemos a los trabajadores de rescate del 11-S que no pueden conseguir ninguna atención sanitaria. Ahí los tenemos pregonando cómo tienen atención sanitaria universal, atención dental, atención a la vista, consejos de nutrición, para los detenidos. Y pensé, bueno, ¿por qué no llevamos a nuestros trabajadores del 11-S a Guantánamo y vemos si podemos conseguir una parte de esa atención sanitaria gratuita de la que se vanaglorian tanto? Y así, esencialmente, cuando ves la película – no quiero revelarlo todo – pero es esencialmente lo que vamos a hacer.

AMY GOODMAN: ¿Cómo llegaron allí?

MICHAEL MOORE: ¡Caramba! Quisiera podértelo decir. Sabes, ahora el gobierno de Bush me está investigando por ese viaje que hice: dicen que fuimos a Cuba, pero mi punto es, no, íbamos a la Bahía de Guantánamo, que ustedes pretenden que es suelo estadounidense, así que en realidad nunca abandonamos EE.UU. Quiero decir, salimos de Miami en el barco, y terminamos en la Bahía de Guantánamo, que ustedes reivindican como aguas estadounidenses. Y así – pero, desde luego, sabes, terminamos entonces, en la verdadera nación de Cuba. Y verás en la película el maravilloso tratamiento que los trabajadores del 11-S y los otros que llevé recibieron de los doctores cubanos y del sistema de atención sanitaria cubano. Pero, ahora me están investigando.

Y quiero decir, tú has estado allá. ¿Has recibido alguna vez esa carta que amenaza con una acción civil y penal en contra tuya? O –

AMY GOODMAN: No la recibí.

MICHAEL MOORE: Sí ¿ves? Tú eres Amy Goodman. Deberías recibir la primera carta. ¿Por qué me escogen a mí? En todo caso, así es, me encuentro en medio de esto, así que no debo realmente – no quiero decir públicamente todavía cómo llegamos realmente allá, pero realmente tenemos un barco en la película, ves, y estamos realmente en la Bahía de Guantánamo. Y probablemente nunca has visto a alguien que haya realmente navegado a la Bahía de Guantánamo. Cuando veas la película, lo verás, sabes, por primera vez. Y, sabes, yo soy el capitán.

AMY GOODMAN: ¿Temías a las minas o lo que pensabas que podrían ser minas?

MICHAEL MOORE: Sí. En realidad, tenía más miedo de lo que nos apuntaba desde la torre de vigilancia del lado estadounidense de esa línea de demarcación que hay en la bahía. Y tengo que decir – quiero decirte – pienso que esto lo puedo decir – el gobierno cubano no estaba exactamente contento con mi idea de navegar a la Bahía de Guantánamo, porque no querían un incidente que provocara a los estadounidenses o les diera una excusa para hacer algo contra Cuba. Y especialmente porque era yo, sabes, los cubanos perciben que Mr. Bush no me quiere mucho, y ahí llego, pellizcándoles la nariz en Guantánamo, y podía pasar cualquier cosa. Así que realmente tuvimos que hablar mucho con los cubanos para convencerlos de que permitieran que utilizáramos sus aguas para acercarnos a las aguas estadounidenses allí en la bahía.

AMY GOODMAN: ¿Está minada esa área?

MICHAEL MOORE: Bueno, es lo que dicen, sí. Sí, sí. Bueno, creen que los estadounidenses la han minado, sabes, para que ningún cubano pueda entrar. No sé lo que los cubanos –

AMY GOODMAN: ¿Cubanos que tratarían de meterse en Guantánamo a la prisión?

MICHAEL MOORE: Entrar furtivamente, sí. ¡Eh! no me pidas que explique las acciones de los militares estadounidenses. Yo, sabes – no sé qué los cubanos – no me gusta decirlo, pero, ya sabes, cuando estuvimos allí, no parece que haya una inmensa fuerza de defensa cubana, si los estadounidenses decidieran invadir realmente de nuevo, por lo menos por esa ruta. Pero estoy seguro de que tienen algo planeado si los estadounidenses llegaran a hacerlo.

AMY GOODMAN: Los trabajadores de emergencia que llevaste a Cuba; habla del sistema de atención sanitaria en ese país.

MICHAEL MOORE: Bueno, ya sabes, cuando dicen que hay un doctor en cada manzana, no es un cliché. Quiero decir, están realmente – Cuba, por persona, tiene tantos doctores más que nosotros. Sabes, ha habido una escasez de doctores en EE.UU. durante mucho tiempo, y ha sido en gran parte porque la AMA [Asociación Médica de EE.UU.] no quiere que haya más estudiantes en las escuelas de medicina, porque creen que si mantienen bajo el número de doctores, esos doctores reciben más dinero, a diferencia de si tuviéramos un montón de doctores, tendrían que repartir un poco más el pastel, así que…

Pero los doctores cubanos, el sistema de atención sanitaria cubano, me impresionaron mucho. Toda la gente que llevamos allá estaba extremadamente contenta con el tratamiento que recibieron. Pero se concentran mucho en la prevención y, porque lo hacen, terminan sin tener que gastar un montón de dinero en su atención sanitaria. No tienen el dinero necesario. Es un país muy pobre, como sabes. Y me impresionó mucho. Y, sabes, con lo poco que tienen para utilizarlo en su sistema de atención sanitaria, terminan viviendo más que nosotros. Tienen una tasa inferior de mortalidad infantil que nosotros. En una serie de aspectos, están igual o mejor que nosotros.

AMY GOODMAN: Pregunté a Michael sobre el hecho de que EE.UU. esté al nivel treinta y siete del mundo por la calidad de su atención sanitaria.

MICHAEL MOORE: Sí. Estamos detrás de Costa Rica, pero mejor que Eslovenia. Y es según la Organización Mundial de la Salud. Es bastante patético que el país más rico del
mundo esté en el lugar treinta y siete.

AMY GOODMAN: Michael Moore, analizas tres – en realidad cuatro – sitios: Francia, Gran Bretaña, Cuba, en los que has estado, y luego vas a visitar a tus parientes en Canadá.

MICHAEL MOORE: Sí.

AMY GOODMAN: Hable de esos sitios y lo que tiene cada cual. Uno habla con, por ejemplo, Tony Benn, el parlamentario, en Gran Bretaña. Hablé de lo que tienen y cómo se ha originado. Luego hablaremos de cómo obtuvimos lo que tenemos aquí.

MICHAEL MOORE: Bien. Bueno, los canadienses, tienen un excelente sistema que cubre a todos, y la gente allá está muy contenta con él. Básicamente, no pagas por nada. Escoges a tu propio doctor. Si tienes que ir al hospital, escoges tu propio hospital. Hay libertad de elección. Y, sabes, oyes a los críticos del sistema canadiense en este país que hablan de que: “¡Oh!, los canadienses, tienes que hacer cola, sabes, antes de que te cambien una rodilla, o tienes que esperar una cantidad x de semanas, sabes, cuando en EE.UU. no tienes que esperar.” Sabes, cuando oigo eso, pienso, bueno, es lo que haces cuando tienes que compartir el pastel. A veces tienes que esperar. Es como, supongo que no forma parte de nuestra mentalidad de estadounidenses: esperar. Sabes: ¡dámelo ahora mismo! Bueno, sabes, a veces, cuando tú – como dije, cuando estás compartiendo el pastel, obtienes la primera tajada, no tienes que esperar; a veces te toca la tercera tajada; a veces te toca la última. Pero lo importante que hay que recordar es que todos reciben una tajada. Las cosas no son así en este país.

Ahora, el sistema británico es realmente de propiedad del gobierno, en el sentido de que el gobierno es dueño y dirige los hospitales, el gobierno emplea a los doctores. Y así, trabajan para el gobierno, así que es un programa de propiedad, dirigido y controlado por el gobierno en Gran Bretaña. Y de nuevo, sabes, todo es gratis. Y ves los hospitales en la película. La gente está contenta con el sistema. Y, sabes, si conoces a alguien que alguna vez haya viajado a esos países, que han tenido la experiencia de tener que ir a un hospital canadiense o un hospital británico – quiero decir, como lo dice una mujer en la película: pensó que iba a ser algo deslucido, horrible – como salido de una novela de Dickens o de la antigua Unión Soviética o algo. Y fue, y resultó ser: “¡Guay! ¡Esto es increíble!”

Francia, sin embargo, es probablemente, si no lo mejor, cerca de lo mejor que vimos.

AMY GOODMAN: Siguiendo con Gran Bretaña, quisiera transmitir un clip.

MICHAEL MOORE: Este señor quebró su tobillo. ¿Cuánto le costaría? Le pasarán una tremenda factura cuando esté listo ¿verdad?

TRABAJADOR ADMINISTRATIVO DEL HOSPITAL DEL SERVICIO NACIONAL DE SALUD [NHS]: Aquí no. Todo es simplemente gratuito.

MICHAEL MOORE: Le estoy preguntando por los costos del hospital, y usted se ríe. Aunque tenga seguro, tiene que haber una factura en algún momento.

¿Cuánto le cobraron por ese bebé?

PADRE RECIENTE: No, no, no. Todo lo paga el NHS.

MADRE RECIENTE: Esto es el NHS.

PADRE RECIENTE: Esto no es EE.UU.

MICHAEL MOORE: Así que aquí viene la gente a pagar su factura cuando termina su estadía en el hospital.

CAJERO DEL NHS: No, esto es el hospital del NHS, así que no pagas una factura.

MICHAEL MOORE: ¿Por qué dice ‘cajero’ aquí si la gente no tiene que pagar una factura?

TRABAJADOR ADMINISTRATIVO DEL HOSPITAL DEL NHS: … Sólo significa que aquí te devuelven tus gastos de transporte.

MICHAEL MOORE: Así que en los hospitales británicos, en lugar de que el dinero entre por la ventanilla del cajero, el dinero sale.

MICHAEL MOORE: Sí, me miran como si viniera de Marte cuando les pregunto a los británicos, cuánto pagaron por esto, aquello o cualquier cosa.

AMY GOODMAN: Estamos hablando con Michael Moore. Hablemos sobre cómo llegamos al sistema que tenemos en este país.

MICHAEL MOORE: Bueno, sabes, mi abuelo realmente fue un médico de campo. Venía de Canadá. Fue a la escuela de medicina a fines del Siglo XIX. En aquel entonces duraba un año. Ya sabes, en cierto modo es lo que sabían entonces. Podían enseñarlo en un año. Y así, la pequeña aldea en la que, sabes, crecí, porque mi mamá era de allí, también porque él estaba allí, sabes, le pagaban con huevos y leche y pollos, y cosas así. No lo hacía para ganar mucho dinero. No ganaban mucho dinero entonces. Vivían bien – era el doctor local – pero no eran los ricos de la comunidad.

Nos alejamos del concepto de tratar a la gente porque era lo que había que hacer. Las monjas dirigían el hospital en el que yo nací. Las monjas no lo hacían para hacer beneficios e invertir en Wall Street. Sabes, quiero decir, lo hacían porque pensaban que era su deber servir a Dios y servir a la humanidad abriendo hospitales y asistiendo en los partos. Ahora estamos muy lejos de eso. En algún momento dejamos que los beneficios y la codicia entraran en el juego.

Y en la película, fijo una cierta fecha en la que realmente comenzaron las HMO [prepagas privadas]. Y realmente tuve mucha suerte. Tenía a un investigador de veintitrés años en mi oficina, que trabajó en la película; que en realidad era alguien que creo que fue recomendado por Jeremy Scahill, de modo que hay una conexión con Democracy Now! con ese momento en la película. Pero él encontró esa cinta de Watergate – no tiene nada que ver con Watergate, es una de las cintas de Nixon – en los Archivos, los Archivos Nacionales, donde Nixon y Ehrlichman discuten si apoyar o no este concepto de las HMO, y Ehrlichman le dice a Nixon: “Vas a adorar esto, porque es empresa privada. No es como algo gratuito.” Nixon dice: “¡Oh!, me gusta eso. Cuéntame.” Y Ehrlichman agrega: “Bueno, esto va a funcionar como sigue, esas HMO. Van a ganar más dinero suministrando menos atención. Mientras menos atención les den, a los pacientes, más dinero gana la compañía.” Nixon dice: “¡Oh! ¡No está mal!” Y es todo lo que está en la cinta.

AMY GOODMAN: Y hablan de Kaiser Permanente

MICHAEL MOORE: Sí.

AMY GOODMAN: Y Nixon dice que vio a Kaiser.

MICHAEL MOORE: Sí, sí. Edgar Kaiser.

AMY GOODMAN: Lo hizo venir para que lo explicara.

MICHAEL MOORE: Sí, lo llevó para que explicara todo el asunto y todo – cómo funcionaría el plan. Y Ehrlichman y Nixon se frotan las manos, y dicen: “¡Oh! ¡Esto es tremendo! Y el día siguiente, Nixon anuncia su nuevo programa de atención sanitaria que, desde luego, va a incluir esas HMO que Kaiser Permanente quería que fueran incluidas. Y ahí empieza. Y todo está en la película. Y así, cuando él – cuando George me lo trajo por primera vez, pensé: “Muchacho ¿llevan todos los caminos a Nixon?” Quiero decir, le echamos la culpa a Nixon por muchas cosas ¿pero también por las HMO? Quiero decir ¿es el culpable en última instancia por nuestro lío actual de beneficios y codicia de nuestros días? Y la respuesta es positiva.

Y estas compañías de seguros de salud son – son apenas – son los Halliburtons de la industria sanitaria. Quiero decir, realmente – hacen lo que les da la gana. Cobran lo que quieren. No hay control gubernamental. Y francamente, no arreglaremos realmente nuestro sistema hasta que eliminemos a esas compañías privadas de seguro. Quiero decir literalmente que tienen que ser eliminadas. No se puede permitir que existan en este país.

AMY GOODMAN: Habla del estadounidense que ‘dio el dedo’ a su compañía de seguro de salud – Quiero decir, les dio su dedo.

MICHAEL MOORE: ¡Oh!, literalmente el dedo.

MICHAEL MOORE: Este es Rick.

RICK: Estaba aserrando un trozo de madera, y lo sujeté precisamente aquí, y di en un nudo.

MICHAEL MOORE: Se cortó con el serrucho la parte de arriba de dos de sus dedos.

RICK: Y simplemente se cayó, y fue tan rápido.

MICHAEL MOORE: ¿Su primera idea?

RICK: No tengo seguro. ¿Cuánto me va a costar?

MICHAEL MOORE: El hospital le dio la alternativo: volver a colocar el dedo medio por 60.000 dólares o el dedo anular por 12.000. Como es un romántico incurable, Rick escogió el dedo anular por 12.000 dólares. La parte de arriba de su dedo medio goza ahora de un nuevo hogar en un vertedero de Oregón.

RICK: Puedo hacer esa cosa en la que, sabes, el viejo solía arrancarse el dedo.

MICHAEL MOORE: Lo que quiero decir es que si hubiera vivido a unas pocas horas al norte, en Canadá, nunca le hubieran preguntado eso. Nunca hubiera tenido que tomar esa decisión. Y, en realidad, más adelante en la película, mostramos a un canadiense al que le cortaron cinco dedos, y se los volvieron a colocar de inmediato, y no le cuesta un centavo. Pero es uno de los numerosos ejemplos de esta clase de situación irónica: que vivimos en el país más rico de la tierra, y que a pesar de ello la gente tiene que pasar por cosas semejantes.

AMY GOODMAN: ¿Por qué no comprende la gente en este país lo que ofrecen en otros sitios y que esta situación no es normal – ya sabes, no es la manera como deberían ser las cosas, que hay una manera de cambiar? ¿Qué tiene la forma como trabajan el gobierno y los medios y las compañías de seguros que logra mantener a la gente tan aislada de las alternativas?

MICHAEL MOORE: Es una ignorancia impuesta. Lo llaman mantener estúpido al pueblo de EE.UU. Sea nuestro sistema educacional o sean los medios dominantes, todo tiene que ver con asegurarse de que la gente no sepa lo que pasa en otros países. No sabemos nada del resto del mundo, quiero decir, hasta hace poco, cuando decían que si viajas a Canadá o México tenías que tener un pasaporte, hasta entonces más de un 80% ni siquiera tenía un pasaporte en este país. Así que la gente no viaja. No sabe gran cosa. Señalo en la película que nuestros graduados de secundaria, cuando les preguntan dónde está Gran Bretaña en el globo, un 65% no pueden ubicarla, un 11% no puede encontrar a EE.UU. en el globo – un 11% de los de dieciocho a veinticinco años, según National Geographic. Es como, bueno – sabes, tenemos un problema en este país. No queremos saber del resto del mundo. Y, quiero decir, pregúntale a la mayoría de los estadounidenses quién es el primer ministro de Canadá. Quiero decir, en serio. Y no quiero decir – y no lo estoy diciendo – sabes, que vayamos a preguntarle a un puñado de pajueranos sosos de por ahí, sabes, de cualquier lugar perdido. Lo que digo es que si yo simplemente mirara afuera de esta pieza y le preguntara a este equipo, que yo diría es un equipo informado de personas, que se informan y trabajan contigo. Pero: ¿hay alguien ahí que pueda decirme – quién es el primer ministro de Canadá?

JOHN HAMILTON: Harper.

MICHAEL MOORE: ¡Vaya! ¡Fantástico!

AMY GOODMAN: Y ni siquiera le preguntaste al canadiense.

MICHAEL MOORE: No. Yo estaba evitando los ojos del canadiense. A propósito, nunca mires directamente a los ojos de los canadienses. ¿Entendido? No, pero estoy seguro de que cualquiera que escuche esto ahora en la radio o lo mire en la televisión sentado por ahí probablemente… ¡Oh!, sabes, no saben realmente – la mayoría de los estadounidenses no saben quién es su vecino, y por lo tanto, si no saben cosas simples como esas, no saben de su sistema de salud. Y lo que sabemos al respecto son todas mentiras que nos han dicho sobre los canadienses y los británicos y los franceses.

AMY GOODMAN: Hablas de Hillary Clinton y de lo que trató de hacer bajo Bill Clinton como presidente. Explica lo que intentó.

MICHAEL MOORE: Bueno, pienso que intentó una cosa muy valerosa hace catorce años. Llegó y dijo que debería haber atención sanitaria para todos; que no debería haber condiciones preexistentes; todos están cubiertos, no importa lo que hagas, qué trabajo tengas, o lo que sea. Fue una iniciativa muy valerosa de su parte. Y fue destruida como resultado. Quiero decir que creo que juntaron bastante más de 100 millones de dólares para combatirla.

AMY GOODMAN: Y sin embargo, a las grandes compañías de seguros les gustó, porque ella quería preservar a las cinco grandes. Y otras dijeron que si ella se hubiera librado por completo de las compañías de seguros: habría un solo pagador, habría sido posible explicarlo mejor al pueblo estadounidense.

MICHAEL MOORE: Y ése fue su error, pero ella no llegó a las últimas consecuencias, todo el trecho que era necesario que se recorriera al respecto. Quiero decir, fue realmente el mismo problema – quiero decir, sólo para darte otro ejemplo, es donde los demócratas – sabes, es que a veces quieres entrar a veces con un taladro y agarrar su – porque parecería que su corazón está como en el buen camino. Es como que yo pienso que el corazón de Hillary está en el sitio correcto. Sabes, ella quiere que todos los estadounidenses estén asegurados, pero: ¡eh!, en realidad no podemos librarnos de las compañías de seguros, así que tratemos de desarrollar un pequeño trato, algo como lo que Edwards está proponiendo ahora. Es como Al Gore con la elección de 2000: sabes, en lugar de pedir que toda Florida fuera recontada, donde entonces habría ganado, sólo quisieron volver a contar los distritos demócratas, donde pensaron que obtendrían sus votos. Y fue como decir: ¡vamos! Sabes, porque sólo dan esos pasos a medias, y a todos nos va peor por ello.

Por lo tanto – para pasar rápido a Hillary: ella es ahora – o por lo menos lo fue el año pasado, en el congreso del año pasado – la segunda receptora por su cantidad, de dinero de la industria de la salud, después de Rick Santorum. Él desapareció ahora. Así que, que yo sepa, ella puede ser la número uno ahora. Es muy triste ver que ella esté muy – ellos están en su bolsillo y ella en el de ellos. Y no espero mucho de su parte.

AMY GOODMAN: ¿Hay candidatos presidenciales que piensas que presentan una alternativa?

MICHAEL MOORE: Bueno, sí. Quiero decir – bueno, ante todo, nadie se muestra muy específico, fuera de Edwards, en cuanto a un plan real, y el suyo no es un buen plan. Sabes, el plan de Obama no es igual de específico, y ciertamente está repleto de los mismos defectos que el de Edward y el antiguo plan de Hillary. Kucinich es el más próximo a la idea correcta y, por cierto, el dice todo el tiempo “sin fines de lucro,” o lo que sea. Pero en cierto modo ya no quiero utilizar esa palabra, y quisiera que Dennis no la usara, porque Kaiser Permanente es una aseguradora sin fines de lucro. Blue Cross es una aseguradora sin fines de lucro.

AMY GOODMAN: En realidad, el Sacramento Bee que te criticó dijo: “¿No comprende que Kaiser Permanente no tiene fines de lucro? De modo que ¿por qué dicen algo semejante de una empresa que sí los tiene?

MICHAEL MOORE: Bueno, no. Bueno, correcto, sí. No son sólo los fines de lucro. Es por eso que digo que esencialmente no quieres que ninguna compañía de seguros privada participe, sean privadas o sin fines de lucro, porque – cuando dicen “beneficios,” tienes todas esas inmensas empresas sin fines de lucro que se ocultan bajo la capa de no tener fines de lucro, pero todo lo que les interesa son los beneficios. Todo lo que les interesa es ganar dinero para sí mismas y para sus ejecutivos, y lo que hacen es obsceno. Y por lo tanto, estoy a favor de la eliminación de todas las compañías privadas de seguros. No sé si Kucinich va tan lejos, No sé realmente si parte de las leyes que he leído van tan lejos, porque todas tienen una componente por la que permitirán que las compañías privadas de seguros sigan participando.

AMY GOODMAN: Así que hablas de un solo pagador.

MICHAEL MOORE: Sí.

AMY GOODMAN: ¿Ves una distinción entre un solo pagador y la cobertu
ra universal?

MICHAEL MOORE: Bueno, sí. Por cierto hay una distinción, porque ante todo, quisiera decirte, todos van a decir cobertura universal. Cuando llegue la elección – en las primarias, estoy seguro de que todos los demócratas usarán esa palabra: cobertura universal para todos, cobertura para todos. Escucha, muchos de sus planes, todo lo que van a hacer es que van a tomar tus dólares tributarios y colocarlos en los bolsillos de esas compañías de seguros.

Tenemos que eliminar al intermediario. El gobierno puede dirigir este programa. Lo hace bastante bien en esos otros países. Sabes, si tomas los principales veinticinco países, y si somos el único que no hace nada de los veinticinco, ¿estamos tratando de decir que los otros veinticuatro sólo están metiendo la pata y que somos los inteligentes? No lo creo.

Pienso que es – si tomas un país como Canadá. Sus gastos fijos, su costo administrativo de dirigir su programa nacional consume cerca de un 1,7% de todo el presupuesto. La compañía de seguros promedio en este país gastará entre un 15% y un 30% en gastos fijos, costos administrativos, papeleo, burocracia. Eso puede ser reducido considerablemente si el gobierno lo hace. Pero, desde luego, los republicanos e incluso algunos de los demócratas han hecho un buen trabajo convenciendo al pueblo estadounidense de que el gobierno es malo, el gobierno sólo va a hacer un lío. Y como Al Franken dijo hace unas pocas semanas – lo oí decir – se presentan con la plataforma de que el gobierno es malo, que arruinará las cosas, luego son elegidos y pasan los próximos cuatro años demostrando que tenían razón.

AMY GOODMAN: Al concluir nuestra entrevista con el cineasta ganador del premio Oscar, Michael Moore, en este segmento, transmitimos una secuencia de “SiCKO.” Michael visita a un doctor británico en su oficina en un hospital del NHS – es decir el Servicio Nacional de Salud, y en su casa.

MICHAEL MOORE: ¿Tiene un consultorio familiar?

DOCTOR DEL NHS: Sí, es un consultorio del NHS. Tenemos a nueve doctores en ese consultorio.

MICHAEL MOORE: ¿Les paga el gobierno?

NHS DOCTOR: Pagados por el gobierno, sí.

MICHAEL MOORE: Así que usted trabaja para el gobierno.

DOCTOR DEL NHS: ¡Oh!, sí, ´ ¡por supuesto!

MICHAEL MOORE: Usted es un doctor pagado por el gobierno. Así que al trabajar para el gobierno ¿usted probablemente utiliza el transporte público?

NHS DOCTOR: No, tengo un coche y, sabe, conduzco al trabajo.

MICHAEL MOORE: Un viejo cacharro. Usted vive en una especie parte difícil de la ciudad, ¿o?

DOCTOR DEL NHS: Quiero decir: vivo en una parte sensacional de la ciudad. Es llamada Greenwich. Es una casa adorable. Es una casa de tres pisos.

MICHAEL MOORE: ¿Cuánto pagó por ella?

NHS DOCTOR: 550.000, sí, así que –

MICHAEL MOORE: ¿Libras?

NHS DOCTOR: Sí.

MICHAEL MOORE: O sea un millón de dólares.

NHS DOCTOR: Sí, seguro.

MICHAEL MOORE: ¿Así que los doctores en EE.UU. no tienen que temer necesariamente que haya un sistema de salud universal?

DOCTOR DEL NHS: No. Pienso que alguien quiere tener casas de dos o tres millones de dólares y cuatro o cinco coches hermosos y seis o siete hermosos televisores, entonces, tal vez, sí, tendría que tener una consulta en la que pueda ganar eso.

MICHAEL MOORE: Bueno, la AMA, la AMA en este país, ha convencido a todos los doctores, de que si vamos hacia una medicina socializada se van a ir al hospicio. Y simplemente no es verdad. Los doctores que encontramos en Canadá, los doctores que encontramos en Gran Bretaña, en Francia, viven bastante bien. E incluso cuando voy a la casa de uno de ellos en Gran Bretaña, como usted mencionó. Vive en una casa de un millón de dólares. Conduce un Audi. Vive una vida de yuppy. Espero que los doctores que vayan a ver mi película salgan del cine diciendo: “¡Oh!, por lo menos nuestra buena vida puede ser protegida bajo la medicina socializada.” Nadie quiere quitarles sus grandes casas.

AMY GOODMAN: ¿“Barrio de mala vida,” Michael Moore?

MICHAEL MOORE: Sí, lo contrario de las grandes casas en las que viven los doctores. Bueno, como sabes – quiero decir, pienso que has cubierto el tema – pacientes en Los Ángeles que no pueden pagar su cuenta en el hospital, hospitales que han estado deshaciéndose de ellos en los barrios bajos desde hace cierto tiempo. Simplemente los sacan del hospital, a veces directamente en su bata de hospital, los ponen en un taxi y le dicen al taxista: “llévelos al barrio bajo y déjelos ahí. Y a veces los taxistas tienen que echarlos por la fuerza del auto. Y –

AMY GOODMAN: Tienes un vídeo.

MICHAEL MOORE: Sí. Tenemos una auténtica secuencia de la cámara de seguridad de una paciente de Kaiser que es descartada al borde de la acera por el taxi que Kaiser contrató para llevar a esa mujer y echarla sin zapatos en medio de la calle en su bata del hospital, muy triste. Y estás ahí sentado mirándolo, y no puedes creer que se trate de Estados Unidos de (US)América. Es lo que nosotros – es cómo tratamos a la gente. Quiero decir, yo sólo – yo pienso que cuando la gente ve esta película, va a decir, OK, esto ha ido demasiado lejos, y que hay que detener a esta gente.

AMY GOODMAN: Michael, en la película, hablas de la AMA, hablas de la industria farmacéutica, de la industria de los seguros. En tu sitio en la red, presentas los preparativos para la salida de esta cinta. ¿Cómo reaccionan ante SiCKO?

MICHAEL MOORE: Bueno, primero – quiero decir, han estado – Iré – Voy a volver a justo antes de que comenzáramos a hacer la película, cuando ninguna compañía de seguros estaba dispuesta a asegurarme a mí o a la película, porque sabían que iba a tratar de seguros. Así que incluso fue difícil, sabes, conseguir seguro para este asunto. Luego iniciaron una serie de cosas internamente para advertir a sus empleados: no habléis con Michael Moore; si habláis con Michael Moore, vais a tener serios problemas. Y, en los hechos, realizaron sesiones de entrenamiento sobre cómo reaccionar ante mi persona, en caso que me presentara en su compañía. Tenían – Pfizer tenía un teléfono rojo Michael Moore. Llama este número si lo ves. Quiero decir, es toda esta locura –

AMY GOODMAN: ¿Has llamado a ese número?

MICHAEL MOORE: ¡Oh!, claro. En realidad, el año pasado lo puse – hace un par de años lo puse en Internet, así no más – Le dije a la gente, simplemente llamen ese número, es el teléfono rojo Michael Moore en Pfizer. Simplemente llámenlos y digan: “Está en el edificio. ¡Está en el edificio!”, sabes, sólo para que – al final tuvieron que cerrar esa línea, porque tanta gente estaba haciendo travesuras, pero…

AMY GOODMAN: Así que, ¿qué dicen? ¿Cómo les dicen que hay que portarse contigo en esos memorandos?

MICHAEL MOORE: No corras, no huyas, no tapes la cámara con la mano. Contrataron a un especialista psicólogo en una de las compañías para que le dijera al gerente general cómo funciona mi mente – para que, en otras palabras, supieran cómo distraerme del tema. De modo que si llego a aparecer con un micrófono, el psicólogo dijo: hemos determinado que si puedes llevarlo a hablar de los equipos deportivos de Detroit, dejará de hablarte de las HMO. Y lo leí, y pensé, es bueno. Es bastante bueno.

Así que, en todo caso – pero, ves, no entendieron de qué se trataba, porque esta película nunca iba a ser sobre mi persona persiguiendo a una General Motors o una Pfizer, lo que quería hacer en este caso era algo mucho más amplio y no sólo – no sólo dar caza a una compañía como si, ¡Oh!, ¡caramba!, si sólo nos concentráramos en una compañía, todo estaría bien. Hay algo mucho más importante que tenemos que arreglar en este país. Y, en realidad, es más grande que la situac
ión de la atención sanitaria. Tiene que ver con cómo nos estructuramos como sociedad, cómo nos tratamos los unos a los otros, y esta mentalidad estadounidense de cada cual por su cuenta, cómo hay que detener eso – ese tipo de sociedad “yo” en la que vivimos tiene que pasar a ser el “nosotros” en el que vive el resto del mundo.

AMY GOODMAN: En la película muestras a un hombre que es contratado por la industria de la salud para cuestionar a gente que presenta reclamos. Explica exactamente lo que hace, cómo investiga a la gente.

MICHAEL MOORE: A la industria de los seguros de la salud no le gusta pagar reclamos, porque no ganan dinero. La única manera de obtener un beneficio es si no pagan por tu operación. Si pagan por tu operación y la consulta con tu doctor, y tus medicinas, no ganan ningún dinero. Así que su objetivo es tratar de pagar lo menos posible, lo que te dice directamente que no puede haber ningún margen de maniobra en este asunto del cuidado médico para las compañías de seguro, porque todo – la atención a la salud debiera tener que ver con ayudar a la gente. Y la decisión nunca debiera basarse en si o no, o ¿cómo podemos ahorrar nuestro dinero aquí, o cómo podemos rechazar esa operación?

Así que contratan a esos matones, lo que llamamos matones de las compañías de seguro, quienes, después, digamos – supongamos que tengas que ir, sabes, por un tobillo roto o cualquier cosa, y reciben la factura y dicen: “Vaya, son como 5.000 dólares por un tobillo quebrado. Y no debería costar más de 1.000. No queremos pagar todo eso.” Así que contratan – tienen a esos investigadores, tienen unidades investigativas en las compañías de seguro, y dicen: “¿Sabes qué? Anda e investiga el pasado de Amy Goodman. Anda a investigar si tal vez en su solicitud de seguro de salud no nos dijo algo que ella haya tenido tal vez hace diez años.” Y literalmente van y obtienen esos antecedentes, y harán esa increíble investigación sobre la historia de tu salud para que puedan ir y decir: “¿Sabes qué? No nos dijiste la verdad en ese caso. Tuviste una condición previa. Sabes, esto no lo sabíamos. No nos dijiste. Y por lo tanto, queremos que nos devuelvas el dinero de esa operación, o no vamos a pagar por ella.”

AMY GOODMAN: Una de las partes más fuertes de esta película son la gente que se presenta, como el tipo que dice que no pudo seguir haciéndolo, y que no ha estado investigando a gente durante mucho tiempo. Y después tienes a Linda Penno.

MICHAEL MOORE: Correcto, los denunciantes en la película, especialmente Linda Penno. Es una doctora de Kentucky. Trabajó para Humana. Era recensora médica. Y su trabajo como doctora era revisar reclamos y aprobar o negarlas. Y cuenta en la película y en su testimonio ante el Congreso cómo se esperaba que rechazara un cierto porcentaje de reclamos que provinieran de pacientes, incluso sin considerar si eran genuinos o no. Esperaban, digamos, una tasa de rechazos de un 10%. El doctor en la compañía de seguros, el doctor, el recensor médico, que rechazaba más recibía una contundente bonificación de Navidad. Quiero decir, es rematadamente demencial, de nuevo, que –

AMY GOODMAN: Su salario aumentó de un par de cientos de dólares por semana a millones.

MICHAEL MOORE: A millones, porque rechazaba continuamente. Ya no pudo aguantarlo. Su conciencia se impuso, y renunció, y luego fue y lo denunció al Congreso, y ese testimonio está en la película. Es muy fuerte, y ella es una persona muy valiente por haberlo hecho.

AMY GOODMAN: ¿Cuánta gente reaccionó de esa manera? Dijiste que 25.000 respondieron sobre todos los terribles problemas que han tenido con los seguros de salud, y luego está esa gente…

MICHAEL MOORE: Correcto. Diría que tuvimos unas doscientas personas dentro de la industria – industria farmacéutica, corporaciones hospitalarias, industria de los seguros de salud – que nos escribieron, por el deseo de compartir con nosotros diferentes cosas. Algunos querían ser filmados, otros no. Algunos nos enviaron archivos, algunos – quiero decir, fue realmente sorprendente cuántas personas hubo – cuyas conciencias las fastidiaba, esencialmente. Simplemente no pudieron seguir así.

AMY GOODMAN: ¿Cómo se relaciona esto con “Fahrenheit 11-S”? ¿Qué vincula SiCKO con tus previas películas y “Bowling for Columbine”?

MICHAEL MOORE: Bueno, es una buena pregunta. Hay, realmente, un lazo que va desde “Bowling for Columbine” pasando por “Fahrenheit” a esta cinta. Una parte es el uso del miedo. El motivo por el que no tenemos un mejor sistema es porque nos han hecho temer la medicina socializada, el sistema canadiense, lo que sea, y tratan de atemorizar al pueblo estadounidense, utilizando la ignorancia como un camino para aumentar el nivel del temor en este país. Son estas películas – y en realidad lo he estado haciendo desde “Roger & Me” – son películas sobre – en última instancia sobre nuestro sistema económico. Tenemos un sistema económico, como he dicho antes, que es injusto, no es equitativo, no es democrático. Y hasta que, en última instancia, eso cambie, hasta que construyamos una forma diferente de economía en la manera como nos relacionamos con el capital, no creo que continuaremos teniendo estos problemas, en los que no tienen sufren y los que tienen roban como bandidos.

AMY GOODMAN: ¿Así que cómo lo estás organizando? Mientras estrenas esta película en miles de cines en todo el país en las próximas semanas, también trabajas con sindicatos, trabajas con YouTube, con Oprah, testificas ante el Congreso. Cuéntanos.

MICHAEL MOORE: Sí. Es una especie de extraña convergencia. Pero ¿sabes qué? Es porque este problema afecta a todos los estadounidenses. Y todo tipo de gente y grupos se están poniendo en contacto conmigo y quieren involucrarse en esto. Y así, vamos a tener un esfuerzo organizador muy fuerte a través de la Asociación de Enfermeras de California, a través de Médicos por un Plan Nacional de Salud. MoveOn va a mostrarse muy activo e involucrado en el asunto. De esta manera, muchos de los grupos y uniones que están a la izquierda se están organizando alrededor del tema. Pero también hay, sabes, cosas, como dijiste, como YouTube, gente como Oprah, que ha decidido convertir esto en un tema muy importante, porque es algo que a ella la preocupa mucho. Estuve en su show hace un par de semanas, y ella pidió a sus admiradores que envíen sus historias de horror de la salud a su sitio en la Red cuando se estrene la película. Ella hará un acto público sobre este tema en otoño. Así que yo –

AMY GOODMAN: ¿YouTube?

MICHAEL MOORE: YouTube, de nuevo, está pidiendo que la gente grabe sus historias en vídeo y las coloque en YouTube, y va a haber toda una sección en YouTube de gente que informa sobre lo que la compañía de seguro les hizo a ellos o a un miembro de su familia o a un amigo, o el hospital o la compañía farmacéutica, donde tienen que pagar por medicinas, o sobre medicamentos que no pueden obtener.

Así que pienso que tendremos lo que llaman un efecto viral, en el sentido – y espero que así sea – de que la gente, que esa gente, pueda expresarse. Y de otra manera la gente está sentada en su casa en todo el país, sufriendo y sin preguntarse cómo alguna vez puede ser escuchada. Y espero que a través de mi sitio en la Red, a través de la Asociación de Enfermeras de California, a través de YouTube, a través del sitio de Oprah, a través de otros que vayan a participar, y creo que vamos a conocer lo que realmente están sufriendo los estadounidenses. Y tengo que creer que algo bueno va a salir de esto. Y vamos a presionar duro a los candidatos al respecto, especialmente a los demócratas.

AMY GOODMAN: ¿Vas a hacer una segunda película, acosándolos? ¿Vas a tener a un hombre vestido de pollo siguiéndolos?

MICHAEL MOORE: ¡Oh!, te refieres a nuestro pollo combatiente contra el cr
imen corporativo en nuestro antiguo show en la televisión. Gracias por recordarte de ese pollo. No, en realidad vamos a ir a Nuevo Hampshire a fines de esta semana. Y vamos a publicar información para el público sobre quién compró y pagó por los candidatos que se presentan para presidentes y para puestos públicos.

AMY GOODMAN: ¿Hasta qué punto son comprados y pagados?

MICHAEL MOORE: Bueno, tendrás que esperar hasta el fin de semana para oír la respuesta. Pero déjame decir sólo que no será bonito. Odio decirlo ¿pero sabes qué? Y de nuevo, quiero decir, me gusta una buena parte de los candidatos que se están presentando, por una serie de razones. Pero, sabes, si todos nos lanzamos a apoyarlos demasiado rápido, sin obligarlos a adoptar buenas posiciones sobre estos temas, no creo que vayamos a llegar a ninguna parte. Los demócratas ya han demostrado que desde la elección de noviembre, que irán lento si les es posible. Y así – ya hemos visto cuál es la posición de Hillary sobre esto, y, por cierto, con su posición sobre la guerra, hace que a gente que de otra manera le gustaría votar por ella, que quisiera ver a nuestra primera mujer presidenta, le sea muy difícil votar por ella, porque simplemente no puede apoyar a alguien que apoyó durante tanto tiempo la guerra y que recibe contribuciones tan grandes de la industria de la salud.

AMY GOODMAN: Michael Moore, ¿le sorprendió algo que descubrió al hacer esta película?

MICHAEL MOORE: Sí, constantemente – hay que una cosa que realmente me impresionó. Cuando estaba entrevistando al doctor británico, y le preguntaba cuánto estaba ganando – sabes, gana algo como un poco menos de 200.000 dólares al año – y me dijo: “Pero mi sueldo se basa en la calidad del trabajo que hago. Si logro que una mayor cantidad de mis pacientes deje de fumar este año o si reduzco su colesterol o su presión sanguínea o su azúcar, gano más. Así que esto se basa realmente en cuán saludables son mis pacientes. Así que tengo un incentivo para hacer realmente un buen trabajo para ganar dinero.”

Y pensé, ¡caramba!, aquí es todo lo contrario. Aquí mientras más gente fume o no coma bien, o lo que sea, que termine con enfermedades o afecciones, eso significa más dinero para las compañías farmacéuticas, más dinero para los doctores, más dinero para los hospitales. Todos ganan cuando te enfermas.

Y me llevó a pensar mucho sobre mi propia persona, porque cuando yo estuve allí y me dije: tal vez una forma de hablar a la gente, una forma de derrotar al sistema, por lo menos a este sistema, es que todos debiéramos tratar de cuidarnos un poco mejor, y comenzar por el número uno, yo mismo. Y así, comencé a comer frutas y vegetales. No sé si has oído hablar de esas cosas, pero son de diferentes colores y son crujientes, y, sabes, son muy buenas para ti, si no las has probado. Sabes, tu madre está sentada allá. No sabes si yo debiera subrayar esto, pero tu mamá está sentada allá, y se ve como si hubiera hecho un buen trabajo enseñándote la importancia de frutas y vegetales.

AMY GOODMAN: Hizo un buen trabajo.

MICHAEL MOORE: Sí. Y dijo que tú fuiste una niña excelente, a propósito. Nos perdimos eso sin filmarlo, pero quiero que nuestros espectadores y radioescuchas sepan que tu mamá aprueba en mucho que seas como eres.

El otro aspecto, es que comencé a ir a dar un paseo cada día. Así que salgo de paseo durante algo como media hora por día, y simplemente – me siento 100% mejor. He perdido 14 kilos. No te preocupes. No voy a – no me vas a ver en un vídeo de gimnasia como el de Jane Fonda, ni nada. Sólo digo, sin embargo, que si sólo – cada uno de nosotros – si todos simplemente hiciéramos un par de cosas para cuidarnos mejor, podemos evitar este demencial sistema de salud. ¿Y sabes qué? Pienso que también es mejor para el planeta. De nuevo, consumimos tantas cosas en demasía como estadounidenses, y todo lo que necesitamos es pensar un poco en la forma cómo nos comportamos. Así que – y lo digo por mi propia persona, comienza conmigo.

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens
__________________________________________________________________
DEMOCRACY NOW
http://www.democracynow.org/article.pl?sid=07/06/18/1326235&tid=25

ALTERCOM
http://www.altercom.org

REBELIÓN
http://www.rebelion.org

 

BOOK REVIEW: THE PRICE OF FIRE: RESOURCE WARS AND SOCIAL MOVEMENTS IN BOLIVIA

 

 

 

 

“The history of Latin America has been one of expropriation… Resources, and with them workers’ rights and public services have been squashed in a post-colonial free for all’

Dangl, a young USA writer, travels through Latin America learning about the past and present history-in-the-making events of our southern neighbours. The main focus is Bolivia but he puts it into context with reports from surrounding countries as well. Recent events in this small mountainous country – the plebiscites on the elected President, Evo Morales, and state governors, that were demanded by the US-backed wealthy who want to make a new country of the petroleum-rich region – confirmed that a majority of Bolivian people want a new government that answers to citizens and their social movements that protect and empower people & save their resources. In spite of incredible resources – petroleum, iron and other metals – Bolivia is the 2nd poorest country in this hemisphere.

The citizen-organized Gas War in 2003, a popular uprising reversed corporate policies and ousted a president. They were empowered by the success of another social uprising in Cochabamba, a Water War against the privatization of water and its sale to the Bechtel Corporation which saw Bechtel chased out – and inspired many richer more powerful groups and places around the world to fight to keep their water public. It was in these movements that the leadership skills of activist Evo Morales  – the first indigenous president in Latin America – were honed.

 

‘In the 1980s, the policies that enforced those beliefs came together under the umbrella of “neoliberalism.”… Neoliberalism’s objectives were the deregulation of the economy and the attraction of foreign investors. Across Latin America, trade barriers were removed, labour and environmental laws were loosened, tax breaks were given to foreign companies, and public telephones, water systems, railroads and electricity were “privatized” and sold…education, healthcare and public transportation were slashed.’

 

This is the program for not only Latin America, but the world. The people of Latin America have provided incredible and courageous resistance to this program – to the shame of those of us who are apathetic and politically ignorant in wealthier lands.  This resistance takes different forms across Latin America; those who occupy land, some who take over factories, others create social movements that topple governments. Dangl gives good reports from around the continent on these exciting waves of change, but I was most fascinated by his personal accounts of social groups in Bolivia that provided the hope, organization and strength for political change. He was right there on the streets during many events and it makes gripping reading.  From the feminists in Mujeres Creando who create the ways and means for women to overcome traditional oppressive values and customs so they can participate fully in society to Teatro Trono, a theatre group founded in the 1980s to ‘reclaim democracy through theatre and art’ with those who are normally exclude from artistic expression – homeless children, poor miners and many others. Social movements were the creative force for resistance. 

‘…nowhere else In Latin America did corporate globalization wreak as much havoc as it did in Boliva. Nowhere else has the people’s resistance been so strong.’

 

The Price of Fire is a great antidote to our ignorance and apathy, full of lively current history and stories to inspire all who long for social change but are not engaged in the process. We face the same fate if we don’t see the parallels and start organizing.   

Theresa Wolfwood is the director of the Barnard-Boecker Centre Foundation. To read more book reviews and articles see: www.bbcf.ca

 

 

TW

The role of the West in Rwanda's genocide,

A People Betrayed: The role of the West in Rwanda‘s genocide, by Linda Malvern, Zed Press, 2000

Reviewed By Roger Annis

 

I recently read a comprehensive history of the 1994 genocide in Rwanda, "A People Betrayed: The role of the West in Rwanda‘s genocide." I was drawn to read it by the experience of the current UN-sponsored occupation of Haiti. There are important parallels between the two experiences.

 In 1994, the United Nations Security Council stood by while more than one million Rwandans were killed in a planned genocide by a regime that received important backing from the U.S., France, Belgium and Egypt. The regime acted in the name of a fictional "Hutu" nationality against a minority people called "Tutsi". Killings on a massive scale began in April of that year and only ended with the military and political defeat of the "Hutu Power" regime by the Rwanda Patriotic Front. The human misery continued because the new government inherited a shattered country, and some one million people were driven out of Rwanda into a barren region of Zaire by the genocide regime in order to preserve a population base.

 I knew the rough outlines of the genocide. What the book reveals is that not only did the UN Security Council and its member countries stand by before and during the genocide, they gave active military and diplomatic support to the genocide regime. France and Egypt provided arms. France and the Security Council maintained their diplomatic recognition of the regime until its dying days. With Security Council backing, France intervened in late June with a 2,500-member military force in order to salvage the remnants of the regime and impose a "coalition" regime on the Rwandan people, that is, a government of the RPF and the architects of the genocide. (The RPF flatly refused).

 Canadian General Romeo Dallaire was the head of the UN’s "peacekeeping" contingent in Rwanda. It arrived in the summer of 1993 and numbered 2,500 troops. It did not have a mandate nor the resources to intervene and stop the genocide when it began in earnest in April 1994. In fact, as the killings mounted, Belgium, the former colonial power, pulled out the remainder of its armed forces. (France had withdrawn in late 1993). Dallaire is treated as a folk hero in Canada and internationally for his apparent efforts to stop the genocide. I think the adulation is undeserved, for several reasons.

 One, if UN forces were truly interested in stopping the genocide, they would have aided the Rwandan patriotic forces in the RPF who were attempting to do just that. But Dallaire always couched his appeal for stronger UN intervention as a measure to "separate two warring sides." In other words, he sought to preserve elements of the genocide regime in the form of an imposed coalition government, the same goal that France attempted in June. The RPF never received support nor cooperation from UN forces.

 Two, Dallaire travels and speaks widely on the Rwanda genocide. And what is his message? That the UN, the very agency that "betrayed" the Rwandan people, as the title of the book under review states, should be strengthened and reinforced. He is an enthusiastic proponent of the "Responsibility to Protect" doctrine authored by the ideologues of his government (Dallaire is a member of the unelected Canadian Senate).

 Dallaire has unique insight and information of the events that transpired in Rwanda. He knows first-hand of the cruel betrayal of the Rwandan people by the U.S. and France in particular, not to speak of the UN Security Council. Does he condemn this betrayal? Only in the vaguest of language. Meanwhile, he preaches forgiveness and renewal of confidence in the governments and international institutions that betrayed.

 If Dallaire were sincerely interested in averting future Rwandas, he would denounce the "betrayals" of other peoples by the Security Council, including in Haiti. There, in early 2004, the Security Council sanctioned the violent overthrow of Haiti‘s elected president and other governing institutions, and then recognized an appointed and illegal regime that perpetrated widespread killings and human rights violations against supporters of Haiti‘s democracy.

 I recommend this book to anyone who wants to understand the role of the UN in today’s world. "Peacekeeping?" "Responsibility to Protect?" This book is a reminder of how poisonous are these doctrines. Beware of their proponents.

 Roger Annis is a coordinator of the Canada Haiti Action Network. He resides in Vancouver BC.